viernes, marzo 25, 2005

El musulmán y el cristianismo

De un forista de Hazteoír:
Recientemente un organista fue a tocar en un funeral y entre los asistentes había un camerunés musulmán que al terminar se acercó a felicitarle por la música. Estuvieron hablando un rato:
-- Vuestra mezquita es cómoda, estáis sentados, en nuestra mezquita estamos de pie o de rodillas en el suelo; vuestra mezquita huele bien, hay flores, en nuestra mezquita huele a pies de la gente descalza; vuestro imán habla de compasión, de solidaridad, de amor, nuestro imán habla de guerra al infiel, de venganza...
-- El organista le espetó: ¿Por qué no te haces cristiano? yo puedo enseñarte el catecismo y ayudarte.
--Eso es imposible, podrían castigarme hasta con la muerte; mi familia de Camerún no tardaría en enterarse, me odiarían y no dudarían en aplicarme la pena por hacerme infiel.

2 comentarios:

Carol dijo...

Que increíble, algunas religiones solo tienen a su gente cautiva por medio del odio, terror, castigo, amenaza y culpa, que triste!...en fin...que bendición no haber nacido en esos lugares...no?

T dijo...

Carol, no sé de dónde eres. En España que hay tantos inmigrantes musulmanes se ve esto y otras cosas. Existe la libertad de cultos y este pobre hombre tien miedo: una pena.