miércoles, abril 22, 2009

domingo, abril 19, 2009

De la Televisión a la marcha por la vida pasando por Medjugorje

http://es.sevenload.com/im/YXs4thR/450x450/tn
Pilar Soto es la joven de la coleta rubia que está al lado de la religiosa: en Medjugorje

Pilar Soto es uno de esos rostros familiares en televisión, una chica guapa, simpática y con talento, que, desde muy joven, decidió que era feliz subida a un escenario, ya fuera tocando el piano, dando las campanadas de fin de año, o co-presentando alguno de los programas que la lanzó al estrellato, como El Gran Prix o Mamma mía. Cualquiera podría pensar que la suya sería una vida llena de amistades y fiestas de la farándula, pero nadie sabía que la realidad era muy diferente: «El tipo de vida que llevaba -explica para Alfa y Omega- me llevó a vivir hasta en 7 países distintos.

La falta de raíces, a causa de tantos viajes, el hecho de que nunca nadie estuviera esperándome al volver, me resultaba durísimo. Siempre estaba sola, siempre estaba vacía, no tenía amigos, no tenía a nadie. Comenzaron a sucederme una serie de circunstancias muy dramáticas, y caí en algo terrible que se llama bulimia. La bulimia me llevó a la anorexia, y de ahí al alcohol y las drogas. Sufrí varias sobredosis, pero yo seguía trabajando, perdí muchísimo peso, y no se lo contaba a nadie. Sé que estoy viva de milagro. Caí en un pozo sin fondo, donde no tenía lo más importante, que es Dios. Yo siempre digo: A mí Cristo no me tiró de un caballo, sino de un plató de televisión».

El principio del fin comenzó a raíz de su participación en La Isla de los famosos. Era el día 3 de julio de 2004: «Salí del plató dando tumbos, cogí un taxi, y a mitad de camino le dije al taxista: Señor ayúd... Lo siguiente que recuerdo era que estaba en el Hospital de la Princesa, llena de tubos. Un médico me dijo: Lo sentimos muchísimo, señorita Soto, pero no podemos hacer más. ¿A quién hay que llamar? Intenté decirles que me cortaran una pierna, que hicieran lo que fuera pero que me salvaran. El pánico y el miedo que sentí en ese momento era indescriptible. Sabía que me estaba muriendo. En ese momento, llamé a Cristo, y con los ojos de mi alma vi su rostro. Estaba todavía en la cruz, lloraba. Y pensé: Dios mío, ¿qué he hecho? Perdóname, Señor. Así no, Señor, no es mi hora, ahora entiendo que nada justifica haber atentado contra el cuerpo que me has dado, donde reside mi alma. Dame una oportunidad, déjame demostrarte que te amo».

Y éste fue el principio de un largo caminar, donde Pilar experimentó el amor de Dios de una forma radical, lo que le ayudó a comenzar desde cero una nueva vida, con una misión muy especial: comunicar la Buena Noticia al mundo entero. Hoy, Pilar es franciscana seglar y, además de trabajar en el canal de televisión Intereconomía, dedica su tiempo y sus conocimientos en el mundo del espectáculo para dar testimonio de su fe y promocionar y presentar actividades como la Marcha por la Vida, del pasado día 29 de marzo, o como hará con el Encuentro Nacional de la Infancia Misionera, el próximo 2 de mayo, en Madrid.


Leído en alfa y omega

sábado, abril 11, 2009

viernes, abril 10, 2009

La roca fría del Calvario



Se oculta en negra nube
Por un sendero solitario
la Virgen Madre sube.
Camina,
y es su cara morena
flor de azucena
que ha perdido el color.
Y en su pecho, lacerado,
se han clavado
las espinas del dolor.
Su cuerpo vacilante
se dobla al peso de la pena;
pero sigue adelante.
Camina,
y sus labios de hielo
besan el suelo,
donde brota una flor
en cada gota de sangre
derramada
por Jesús el Redentor.
Sombra peregrina,
emblema del amor hecho luz,
camina,
camina ligera
que el Hijo la espera
muerto en la Cruz.
¡Mujer y Madre!
De todo lo del mundo,
lo más sagrado.
Desde una loma del sendero,
la Virgen, caminante,
ve la silueta del madero
y al Hijo agonizante.
Y llora
Su callado tormento
con un lamento
que no puede vencer.
Es el grito desgarrado
arrancado
a su carne de mujer.
Divina estrella,
sobre la huella
del humano dolor,
triste camina, camina llorosa
la Madre Dolorosa
del Redentor.

viernes, abril 03, 2009

Benoîte Rencurel, nueva venerable


Nuestra Señora de Laus, nueva aparición reconocida por la Iglesia

Apareció a Benoîte Rencurel por 54 años

El 4 de mayo la Iglesia reconoció, después de siglos, las apariciones de la Virgen María (Nuestra Señora de Laus o Notre-Dame du Laus) a Benoîte Rencurel, ocurridas entre 1644 y 1718 en Laus, en los altos Alpes franceses. Aunque el caso estaba bien documentado desde el principio, debido a las guerras fue postergado el trámite de aprobación por el Vaticano.

Los hechos

Benoîte era una pastora que trabajaba cuidando el rebaño de una señora. Nació el 16 de setiembre de 1647en Saint-Étienne d'Avançon; su padre falleció cuando tenía 7 años. Nunca aprendió a leer ni escribir y su única instrucción era el sermón de la misa dominical. Un día de mayo de 1664, mientras rezaba el Rosario, ve a una hermosa señora sobre un peñasco, que lleva de la mano a un niño de belleza singular. "¡Hermosa señora! —le dice—, ¿Qué está haciendo ahí arriba? ¿Quiere comer conmigo? Tengo algo de pan bueno, lo remojaríamos en la fuente". La señora sonrió, pero no le dijo nada. "¡Hermosa señora! —insiste Benoîte— ¡Podría darnos por favor a ese niño, que tanto nos alegraría?". La señora sonríe, toma a su niño en brazos y desaparece en una cueva.

Durante cuatro meses, la señora se muestra todos los días, conversando con gran familiaridad con la joven, educándola para su futura misión. Benoîte cuenta sus visiones a la dueña del rebaño, quien no le cree, pero una mañana la sigue en secreto hasta el pequeño valle de Fours. Una vez allí, no ve a la señora, pero oye las palabras que ésta dirige a Benoîte. La aparición le pide que advierta a la dueña del rebaño de los peligros que corre su alma: "Tiene una mancha en la conciencia. Que haga penitencia". Afectada por aquello, ésta se corrige, vuelve a frecuentar los sacramentos y vive el resto de sus días muy cristianamente.

El 29 de agosto pregunta a la visitante cómo se llama, y ella le responde: "Mi nombre es María". Durante el invierno de 1664-1665, Benoîte sube hasta Laus muy a menudo, donde ve cada vez a la Virgen, quien le recomienda "rezar continuamente por los pecadores". La noticia de las apariciones se propaga entre los aldeanos, gracias a las veladas de las noches de invierno.

Gap Laus St Ethienne
Laus en Francia

El 18 de septiembre de 1665, cuando Benoîte tiene dieciocho años, las apariciones y la peregrinación son reconocidas oficialmente por parte de la autoridad diocesana y, a partir del otoño de ese año, empieza la construcción de una iglesia para poder acoger a los peregrinos, que cada vez son más numerosos.

Nuestra Señora se revela en Laus como reconciliadora y refugio de los pecadores, y por eso aporta señales para convencer a éstos de la necesidad de convertirse; entonces dice a la pastora que el aceite de la lámpara de la capilla (que arde ante el Santo Sacramento) obrará curaciones en los enfermos que se lo apliquen, si recurren con fe a su intercesión.

Benoîte tomó en serio la misión y se convierte en laica misionera dominica, pues abraza la Orden de Predicadores como terciaria y virgen consagrada, funda el santuario de Nuestra Señora de Laus y se dedica a la acogida y preparación de los pecadores para que reciban el sacramento de la penitencia. A la vez, recibe el carisma del conocimiento de conciencias (consiste en conocer los pensamientos, intenciones y deseos de las personas, como lo tenía San Pío de Pietrelcina), don que emplea en las conversiones y anima con frecuencia a los dos sacerdotes adscritos al santuario a recibir a los peregrinos con dulzura, paciencia y caridad, empleando una bondad especial para con los más pecadores a fin de animarlos al arrepentimiento.

Además de las apariciones marianas, Benoîte apreció apariciones de ángeles, santos y de Jesús. Los testigos describieron a Benoîte como una mujer de personalidad sólida, llena de buen sentido y confianza total en la Virgen María.

La Virgen le pide que amoneste a las mujeres de vida escandalosa y que les pida que se vistan con recato y practiquen la modestia, especialmente, a las que cometen aborto, a los ricos injustos o perversos, a los sacerdotes y religiosos infieles a sus compromisos sagrados.

Entre 1669 y 1679, se le aparece Jesús cinco veces, se le revela en un estado de sufrimiento. Un viernes de julio de 1673, Jesús ensangrentado, le dice: "Hija mía, me muestro en este estado para que participes de los dolores de mi Pasión". La visionaria falleció el 28 de diciembre de 1718.

Conversiones y curaciones

En vida de Benoîte el santuario de Nuestra Señora de Laus se hizo conocido, hoy recibe a más de 120 mil peregrinos al año. En la época, las autoridades eclesiásticas dudaban de los hechos, hasta que el vicario general de Embrun, Antoine Lambert, investiga y es testigo de la curación de una mujer de 22 años, afectada por parálisis por seis años, quien en la noche del 18 al 19 de abril de 1665, estando en su cama siente que puede mover las piernas. En la mañana corre a la misa que celebraba Lambert, quien exclama: “¡El dedo de Dios está acá! ¡El dedo de Dios está acá!”

Las primeras curaciones de Laus comprendían tanto a adultos como a niños, entre las que destacan graves deficiencias visuales, sanadas al aplicar el aceite de la lámpara del santuario.

Benoite Rencurel
Benoîte Rencurel

En la actualidad las curaciones físicas y espirituales con el aceite siguen sucediendo. En el 2000, una señora belga estaba afectada por una grave hernia discal prominente y la iban a operar de urgencia, a lo que respondió: “No doctor, no me opere, María me va sanar!” El cirujano sonrió y le dijo con ironía: “¿Todavía cree en milagros?” —“Sí doctor”—, respondió; tras cuatro meses, al ver que no regresaba, el cirujano la llama para pasarla por un escáner y se sorprende de la sanación. “¿Doctor, ahora cree en los milagros?”, preguntó, a lo que el médico respondió: “Sí señora, lo que usted tenía sólo era curable con cirugía”.

Tras la muerte de Benoîte, el santuario prosiguió como la Virgen anunciara, ella había dicho que las osamentas de Benoîte harían milagros y que los enfermos vendrían de todas partes a obtener curación. “He elegido este lugar para la conversión de los pecadores”, había dicho la Virgen, mientras que un ángel había dicho: “Laus es obra de Dios, ni hombre ni demonio, con toda su malicia y rabia, podrán destruir, pues subsistirá siempre floreciendo, hasta el fin del mundo hará grandes frutos por todas partes”.

Las conversiones de los pecadores son numerosas, los religiosos evidencian en Laus confesiones de una rara calidad. En 1854, monseñor Depéry obtuvo de Pío IX autorización para coronar la estatua de Nuestra Señora de Laus, en ceremonia del 23 de mayo de 1855. El 18 de marzo de 1894, al santuario le fue concedido el título de basílica menor por León XIII.

El Obispo de Gap y Embrun, Jean-Michel di Falco, en el 2003 retoma la causa de beatificación de Benoîte, admitida por Juan Pablo II, sin que a la fecha haya sido beatificada. No obstante, este 4 de mayo obtuvo el reconocimiento de la aparición del Vaticano. "Reconozco el origen sobrenatural de las apariciones y los hechos y dichos, experimentados y narrados por Benoîte Rencurel. Animo a todos los fieles a venir y orar; y buscar renovación espiritual en este santuario", dijo el prelado.

En la Iglesia Católica nadie está obligado a creer en las apariciones, incluso en aquellas reconocidas oficialmente; pero se les reconoce como ayuda en la fe y la vida diaria.

El Partido Comunista francés, la semana pasada describió el anuncio de la ceremonia como "un intento de marketing de la Iglesia" y denunció la anunciada presencia del Secretario para asuntos de desarrollo regional, Hubert Falco, como una "violación de la separación entre Iglesia y estado". El ministro Falco, quien no es pariente del obispo, señaló que su presencia era un ejercicio de libertad religiosa, que llevaba a cabo "como simple persona de fe".