domingo, diciembre 26, 2004

Entrevista con Monseñor Rouco

ANTONIO MARÍA ROUCO VARELA: «Se gobierna desde el Parlamento, pero también se juzga, se piensa y se opina desde los púlpitos»

«Estoy curado». Con estas dos palabras dichas con su acento galaico saluda Antonio María Rouco a ABC. La sonrisa no le abandona ni cuando hinca su verbo prudente pero afilado en las tensas relaciones con el Gobierno socialista, a las que apea de cualquier connotación de conflicto

La estancia donde nos recibe el cardenal arzobispo de Madrid, en las Oficinas del Arzobispado, bien podría confundirse con la salita de estar de una casa española. Sólo una docena de cuadros hermosos y valiosos exhalan el vaho de la historia al que, por su juventud, la arquitectura de estas dependencias hermanas de la catedral de La Almudena no pueden aspirar. La Navidad se asoma a un sencillo Nacimiento alumbrado por luces desfallecientes, pero el Adviento brilla como si tuviera encima un sol grande y redondo.

El cardenal entra en la sala sin que ni su rostro ni sus movimientos muestren secuelas de la operación de riñón sufrida recientemente. «Me lo quitaron y me curé», dice con la misma naturalidad de quien ha salido de un simple constipado. Y espera las preguntas para vestir sus respuestas con el ropaje a que le obliga el cargo, pero sin escatimar ni un solo adjetivo.

-Después de todo lo leído, me gustaría conocer las razones de fondo que están detrás del enfrentamiento entre la Iglesia y el Gobierno del PSOE.

-Yo no hablaría de enfrentamiento con el Gobierno...

-¿Si no es de enfrentamiento, de qué hablamos?

-Nosotros no queremos enfrentarnos con nadie, y menos con el Gobierno. La posición del Gobierno ante el derecho a la educación, ante la familia, ante la sociedad (por ejemplo, el derecho a la vida) no es asumible desde el punto de vista cristiano. La Iglesia trata de exponerlo, razonarlo e influir en la opinión pública; por medio de la palabra, respetando las leyes, a los gobernantes legítimos, que representan una autoridad, y por los que la Iglesia reza. Todos los domingos rezamos por ellos.

-Pero, ¿cuál es el papel que le queda a la Iglesia en un Estado aconfesional como el español?

-Hay una doctrina sobre el Estado democrático de derecho, que se desarrolla después de la Segunda Guerra Mundial y que ofrece un marco para las relaciones Iglesia-Estado muy aceptable.Tanto el principio de la dignidad de la persona humana, como el de la libertad religiosa, son previos al Estado. Además, el Estado tiene unos límites, como el de la dignidad de la persona, que es un derecho básico. Con esa doctrina llevada a la práctica no hay problemas en la relación Iglesia-Estado.

-Volvamos a España. Si hacemos memoria, recordaremos que su relación con el hoy presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero fue bastante fluida cuando estaba en la oposición. ¿Qué papel personal cree que está jugando el presidente cuando sus más estrechos colaboradores, como Fernández de la Vega o Blanco, han tildado a los curas de inmovilistas o de defender posiciones casposas?

-No tengo información respecto al papel que está jugando el presidente del Gobierno en estos temas. Pero es verdad que antes de las elecciones hubo contactos con él y, desde luego, fueron fluidos. Había discrepancias respecto a la asignatura de Religión, pero en ese momento existió diálogo. Y en aquella época hubo reuniones de trabajo en la sede del PSOE y parecía que habíamos llegado a un acuerdo. La fórmula que se había ofrecido por el PSOE, en tiempos de Suárez Pertierra, de «Sociedad, Cultura y Religión», era buena, pero no la convirtieron en alternativa.

-Pero, lo que parece calar en parte de la sociedad es otra cosa: que hay algo de adoctrinamiento en el empeño de incluirla en el currículum...

-Sí, parece que hay una concepción de propaganda o de adoctrinamiento religioso de los alumnos, como si la teología fuera una ciencia menor. Yo no sé por qué un Gobierno o una autoridad política puede decidir lo que es ciencia o no, y no lo decide la sociedad española o europea. En los principales países de Europa, las Facultades de Teología pertenecen al organigrama académico ordinario de las Universidades.

-Situémonos en un escenario muy pesimista para los católicos; en el que el Gobierno no es receptivo a sus demandas sobre las clases de Religión. ¿Qué haría entonces la Iglesia? ¿Llamaría a los católicos a movilizarse en la calle?

-Las movilizaciones no son propias del ministerio pastoral. Ese campo es propio de los ciudadanos. La Iglesia no tiene más armas para defenderse ante esto que las de la persuasión, la paciencia y la palabra.

-¿Y le darán un tratamiento diplomático, es decir, acudirán a alguna instancia supranacional para que dirima sobre el incumplimiento de los acuerdos del Estado con la Santa Sede?

-No hay antecedentes en la praxis de la Santa Sede para recurrir si en España no se respetan los acuerdos.

-¿Los obispos tienen ideología?

-Los obispos, por vocación, tenemos que hacer abstracción de militancia política.

-O sea, no militan...

-Ha habido casos muy concretos en la historia, por ejemplo en Alemania, pero respondiendo a situaciones muy concretas.

-Se lo digo porque ya sabe que desde el Gobierno y algunos sectores de la izquierda se recuerda a la Iglesia que se gobierna desde el Parlamento y no desde los púlpitos...

-Está claro: se gobierna desde el Parlamento. Pero se juzga, se opina, se piensa, se reflexiona, desde la sociedad... y también desde los púlpitos.

-Ya conocemos la oposición de la Iglesia a los matrimonios homosexuales. Pero yo le pregunto algo más primario: ¿reconoce la iglesia el hecho mismo de la homosexualidad, como una opción tan respetable como la de la heterosexualidad?

-La Iglesia reconoce la homosexualidad desde el punto de vista de los derechos personales; no se les puede maltratar, ofender ni marginar. Pero tampoco se les puede colocar en el plano de la familia: así, no se favorecería un bien de la familia, como es la transmisión de la vida, y se la discriminaría.

-¿Y cabe otro tipo de regulación de las parejas homosexuales que no sea la del matrimonio?


-No se pueden establecer unas fórmulas contractuales en función del problema, porque no es un matrimonio. No vemos una legislación específica para regular a las uniones de homosexuales. Pero una legislación general que tenga en cuenta las relaciones, los compromisos, basados en distintos tipos de relaciones, eso sí. Específico para las parejas homosexuales, no.

-¿Cree que su equiparación a los matrimonios discrimina a éstos?

-Desde luego. Si prospera el proyecto de matrimonio homosexual, el verdadero matrimonio resultaría discriminado e incluso se vería seriamente afectada en el futuro la libertad para defenderlo y promoverlo. Desnaturalizar la figura jurídica del matrimonio en lo sustancial, como es su constitución por el amor entre un varón y una mujer, será imponer a la sociedad en su conjunto la visión irracional de las cosas. Nacer tiene que ver con amar.

-Otro de los asuntos que enfrenta a la Iglesia con el Gobierno está en el terreno de la bioética. Y en este campo ha calado una máxima, sé que elemental, pero real: la Iglesia se opone a la investigación con células embrionarias, por lo tanto se opone a la curación de los enfermos. ¿No le ha faltado a la Iglesia reflejos para comunicar con la sociedad?

-No creo que haya sido tanto incapacidad para comunicarlo como que también funciona mucho el factor pragmático de la utilidad. El derecho a la vida del ser humano hay que respetarlo plenamente en todos sus tramos, sin excepciones. Se tiene que saber que los embriones, que son seres humanos, no

son necesarios para extraer células y productos biológicos. Hay otras fórmulas, incluso más fecundas.

-¿Las células madre adultas?

-Sí. Las células madre adultas ofrecen potencialidades para el desarrollo de terapias excelentes que evitarían situarse en terrenos, desde el punto de vista cristiano, tan inaceptables.

-Le planteo esto porque hay cierta desorientación moral en este campo. Un católico, ¿dónde tiene que saber que están los límites?

-Todo lo que genere la muerte, que es crucial, con los fines que sea...Todo lo que implique la muerte del embrión, no es aceptable.

-Por tanto, el límite está en que no se maten los embriones...

-Todo lo que implique producir embriones, que aunque no se les mate expresamente, se les produce para tener un banco en el que después, poco a poco, nunca se convierten en vida.

-A veces, la gente no llega a entender el mensaje...

-Hombre, no es fácil. La tecnología a veces es innacesible.

-Y, por ejemplo, ¿sí admite la Iglesia la transformación celular? ¿La selección genética? ¿Hay alguna excepción que sí sea aceptable?

-Sí. Los transplantes son perfectamente acepables. Además en casi todas las ocasiones proceden de la generosidad de un ser humano.

-La postura sobre la clonación es claramente contraria...

-La clonación en sí misma, aunque no se mate al embrión, es de una inmoralidad radical.

-¿Hay consenso entre los obispos sobre el hecho nacional español, sobre la unidad de España?

-No se ha planteado nunca en términos pastorales, pero no hay ninguna duda.

-¿Y hay obispos nacionalistas?

-El nacionalismo es un fenómeno político con variadas expresiones. No aceptamos el nacionalismo totalitario, pero sí el nacionalismo democrático.

-Ya sabe que esa duda se ha instalado en la sociedad por la actitud de algunos prelados en el País Vasco y Cataluña, sobre todo con motivo de la instrucción pastoral de 2002 sobre terrorismo que se aprobó con la oposición de algunos obispos.

-En esa Instrucción Pastoral de la Conferencia Episcopal hubo discrepancias en algunos puntos, pero no en lo fundamental. En la condena moral al terrorismo, hubo un consenso absoluto de todos los obispos.

-Sin embargo, usted sabe que hay muchos católicos que reprochan a la Iglesia la desproporción que existe entre la rapidez con que se contesta a asuntos de moral familiar o de bioética de la que hablábamos antes y la tibieza ante el terrorismo...

-No hay tibieza. El rechazo moral es absoluto.

-Usted es buen conocedor de Europa, ¿qué opina de que su Constitución no incluya una alusión a las raíces cristianas del continente?

-Pues que es una pena, porque no responde a la realidad histórica. La realidad es que Europa nace por el empuje del cristianismo.

-¿A pesar de ello van a apoyar ustedes el sí en el referéndum de la Constitución europea?

-Lo abordaremos en la próxima reunión de la permanente del episcopado.

-¿Es el Islam un problema para la civilización cristiana y occidental?

-El Concilio Vaticano II tiene un documento en el que reflexiona sobre la relación con el Islam y con el judaísmo.Este documento tiene una doctrina que sigue vigente. Respecto a la integración del Islam en occidente, hay mucho camino que dialogar y que recorrer. Hay que establecer relaciones entre esos países y occidente; se tienen que establecer garantías de respeto a las personas... se puede avanzar en la unidad de los que creen en los derechos fundamentales de la persona.

-¿Qué debería exigírsele, pues, a Turquía para su incorporación a la UE?

-Es necesario que quede claro, en la praxis jurídica y política de esos países, el respeto a los derechos fundamentales de la persona; el respeto a los derechos humanos en esos países en los que el Islam predomina política o religiosamente.

-¿Cómo es el estado de la moral colectiva en España?

-Muy débil. Las exigencias del bien común, las situaciones de defensa del derecho a la vida, de la familia... se viven con una actitud de decir: «Mientras no me molesten, todo vale». El pasotismo, que antes estaba tan de moda, sigue estando muy vigente en España.

-¿Esa debilidad incluye a los fieles?

-Sí. Aunque hay un despertar en los fieles muy notable. Hay muchos jóvenes, yo diría que un 20 por ciento, con una conciencia muy positiva que va a significar mucho para la sociedad.

-¿Habrá un Papa español?

-Al Espíritu Santo no se le pueden poner condiciones. De forma general, todo buen católico, varón, no casado, puede ser elegido Papa.

-Y usted, ¿se volverá a presentar a un tercer mandato para presidir la Conferencia Episcopal en marzo?

-Nosotros ni nos presentamos ni nos dejamos de presentar. Nos votan o nos dejan de votar.

-No me va a contestar, veo...

-Desde que soy obispo, no he conocido una situación de la Conferencia Episcopal en la que un obispo se presentara a un cargo. Siempre es elegido.

-Se lo diré de otra forma: ¿ usted estaría dispuesto a aceptar que, por tercera vez, le vuelvan a votar?

-Estoy muy bien como Arzobispo de Madrid. Cuantas menos responsabilidades, mejor.


TEXTO: MAYTE ALCARAZ FOTOS: JULIÁN DE DOMiNGO/

jueves, diciembre 16, 2004

La Logse y el pecado original

Nuestro amigo Pedro Trevijano da en la diana una vez más:

En cierta ocasión hice un cursillo sobre el pecado original. Sus conclusiones finales fueron: a) el pecado original es un dogma de fe en el que los católicos hemos de creer; b) los teólogos no se ponen de acuerdo en qué consiste concretamente, pero sí que tiene relación con nuestra inclinación al mal; c) si aceptamos el pecado original, en este mundo hay una serie de problemas muy complicados, d) si no lo aceptamos, este mundo es sencillamente incomprensible.

Pienso que el fracaso de la Logse, ya indisimulable, como se ha visto en esa encuesta de la OCDE, que nos pone en los últimos lugares de Europa, se debe a esa no creencia en el pecado original. Me explico: la Logse parte del supuesto que el niño es de por sí bueno y tiene ganas de aprender y estudiar, y si no lo hace la culpa es del profesor que no lo motiva suficientemente, concepción falsa que no tiene en cuenta nuestra tendencia al mal y trata de educar a un niño que sencillamente no existe. Incluso en los mejores hay la tendencia a no pegar golpe, como todos sabemos por propia experiencia.

La Logse se olvida además de los alumnos que son o se hacen vagos porque por diversos motivos no pueden con los estudios y se aburren en clase por lo que acaban fastidiando a los demás y siendo carne de cañón de la marginación social. Pero como la ideología es más importante que la realidad, lo importante es que la realidad se adapte a la ideología y si para ello tienen que seguir saliendo de nuestras aulas nuevas generaciones de ignorantes no importa. Los laboristas ingleses, culpables del desaguisado, pero con sentido práctico, dicen actualmente: «Creo en la disciplina, en los deberes para casa, en la escritura sin faltas de ortografía, en las matemáticas». Aquí nuestros gobernantes, por el contrario, retrasan por lo menos dos años la reforma, pero, eso sí, producen eslóganes tan bonitos como «más gimnasia, menos religión», reflejo de su nivel intelectual.
Pedro Trevijano

miércoles, diciembre 15, 2004

Los 10 principios del Dr. Aquilino Polaino para mejorar la autoestima en la familia


Diez ideas potentes para proteger tu familia de la rutina, el individualismo, la ruptura y las frustraciones.

Aquilino Polaino es licenciado en medicina y cirugía (Universidad de Granada), diplomado en Psicología Clínica (Universidad Complutense), doctor en medicina (Universidad de Sevilla), licenciado en Filosofía (Universidad de Navarra), profesor de Psiquiatría (Universidad de Extremadura) y catedrático de Psicopatología (Universidad Complutense). Pero es conocido por el gran público como divulgador y consejero en temática familiar y de salud emocional. Estuvo presente en el II Congreso Educación y Familia de la Universidad Católica de Murcia el pasado 3 de diciembre y habló de diez principios básicos que contribuyen a mejorar la estima de los miembros de una familia. ForumLibertas estuvo allí tomando notas de sus diez principios.

1- Disponibilidad

Consiste en dedicar tiempo (¡que es lo que menos tenemos!) a atender a nuestros hijos y esposo/a. Con los adolescentes, por ejemplo, no vale lo de “este tema ya lo hablaremos el sábado con tranquilidad, cariño”. Para el sábado, tu hija de 13 años ya se ha emborrachado con una amiga y van a hacer lo que se les ocurra, porque el padre estaba deslocalizado, como las empresas. Hay que estar disponible, porque hay problemas que sólo se arreglan en el momento en que el otro se anima a plantearlo y pide ser escuchado. Recordemos que nuestros padres, al morir, sólo nos dejan realmente el tiempo que pasaron con nosotros. Demos tiempo al otro.

2- Comunicación padres-hijos: que los padres hablen menos y escuchen más

En muchas familias, cuando un padre o madre dice “hijo, tenemos que hablar”, el chaval piensa “uy, malo, malo”. ¿Por qué? Porque sabe que los padres cuando dicen “tenemos que hablar” quieren decir “te voy a soltar un discurso por algo tuyo que no me ha gustado”. Esto cambiaría si los padres se hicieran un propósito: dedicar el 75% a escuchar y sólo el 25% a hablar. Escuchar a los hijos (o al cónyuge, a cualquiera) es un esfuerzo activo. Hay que soltar el diario, quitar el volumen de la TV, girar la cabeza hacia quien te habla, mirar a los ojos, expresar atención. Eso es escucha activa, que es la que sirve para mejorar la autoestima de tu familia.

3- Coherencia en los padres y autoexigencia en los hijos

Uno es coherente cuando lo que piensa, siente, dice y hace es una sola y misma cosa. No tiene sentido decirle a los niños desde el sofá: “eh, vosotros, ayudad a mamá a quitar la mesa”. Hay que dar ejemplo primero. Tú, padre, has de quitar la mesa durante 5 días, que te vean. El quinto día dices a tu hijo: “venga, ahora entre los dos”. Y dos días después: “estoy orgulloso de ti, ahora ya has aprendido y ya puedes quitar la mesa tú sólo”. Y él se sentirá orgulloso de quitar la mesa. Así aprenden a autoexigirse, que es mucho mejor que tenerlos vigilados 24 horas al día. Esto es un progenitor potenciador, motivador, animador y protector al mismo tiempo. También pedimos a los niños que estudien pero ¿nos ven a nosotros estudiar, leer revistas de nuestro oficio, ponernos al día en nuestra especialidad? Hemos de poder decir: “mirad, hijos, nosotros también estudiamos”.

4- Tener iniciativa, inquietudes y buen humor, especialmente con el cónyuge

Estos tres factores son útiles para la autoestima familiar. En España el buen humor no suele escasear. Pero la rutina es un enemigo en las relaciones conyugales y con los hijos. El punto clave es que haya creatividad e iniciativa en la vida de pareja y eso se contagiará a toda la familia. Las mejores horas deben ser para compartir con el esposo o esposa. Ser papá o mamá no debe hacernos olvidar que somos “tú y yo, cariño, nosotros”. Creatividad e iniciativa protegen a la pareja de la rutina. Cuando hay rutina, es fácil que uno de los dos busque la “magia” añorada fuera, en otras relaciones. Por el contrario, si la pareja va bien, los hijos aprenden su “educación sentimental” simplemente viendo cómo se tratan papá y mamá, viendo que se admiran, se halagan, se alaban, son cómplices. “Cuando sea mayor trataré a mi mujer como papá a mamá”, piensan los niños entusiasmados. Eso les da autoestima.

5- Aceptar nuestras limitaciones, y las de los nuestros

Hay que conocer y aceptar tus limitaciones, las de tu cónyuge, las de tus hijos. Pero es importantísimo no criticar al otro ante la familia, no criticar a tu cónyuge ante los niños, o a un niño ante los hermanos, comparando a un hermano “bueno” con uno “malo”. Eso hace sufrir al hijo y le quita autoestima. Es mejor llevarlo aparte y hablar.

6- Reconocer y reafirmar lo que vale la otra persona

Seamos sinceros: no tiene sentido que andemos llamando “campeón” a nuestro niño que nunca ha ganado nada. Si ha perdido un partido de fútbol, no le llames campeón. Ha de aprender a tolerar la frustración, acompañado, eso sí. También hemos de saber (grandes y pequeños) que somos buenos en unas cosas y no en otras. “Hijo, pareces bueno en A y en B, pero creo que C no es lo tuyo”. Reafirmemos al otro en lo que vale, y se verá a sí mismo como lo que es, una persona valiosa.

7- Estimular la autonomía personal

Uno se hace bueno a medida que va haciendo cosas buenas. Es importante que lo entiendan los hijos. Lo que se hace es importante: hacer cosas buenas nos hacer buenos a nosotros. Esta idea ayuda a tener autonomía personal, hacer las cosas por nosotros mismos, para mejorar nosotros.

8- Diseñar un proyecto personal

No irás muy lejos si no sabes donde quieres ir. Quedarte quieto no es factible, uno tiende a volver a quedarse atrás. Has de tener un proyecto personal para crecer, y atender y ayudar a discernir y potenciar los proyectos de los tuyos.

9- Tener un nivel de aspiraciones alto, pero realista

Hemos de jugar entre lo posible y lo deseable. Si aspiramos alto, nos valoraremos bien, tendremos autoestima. Pero, ¿es factible? Debemos conjugar un alto nivel de aspiraciones con la realidad de nuestras capacidades y recursos.

10-Elijamos buenos amigos y amigas

El individualismo es el cáncer del s.XXI. Nosotros y nuestros hijos estamos atados a máquinas gratificantes: el DVD, la TV, la videoconsola, Internet... El trabajo en solitario va minando la amistad verdadera. ¡Los amigos comprometen mucho y al individualista no le gustan los compromisos!

Sin embargo, necesitamos más que nunca amigos humanos, personas, grandes y buenos amigos, con los que compartir muchas horas, conversaciones sinceras y cercanas, amistades de verdad, que te apoyen y te conozcan auténticamente, que te acepten con tus fallos y potencien lo mejor en ti. Seleccionar amigos así para ti y para los tuyos es la mejor inversión.

Una familia que trata de seguir estos principio contribuye a mejorar la estima en sus hijos y la autoestima en ellos mismos. Hay finalmente tres ideas más a considerar:

  • Según Chesterton, lo natural tiende a lo sobrenatural mientras que lo que no se sobrenaturaliza se desnaturaliza. Es cierto. Hemos de entender que la autoestima, el amar y el amarse, es sobrenatural. ¿Has pensado en cómo te ama Dios, en lo grande, lo sobrenatural de Su amor por ti? Piénsalo. Eres muy especial para Él. Cuando vivas este amor, comunícalo a tus hijos.

  • Buena parte del sufrimiento inútil en el mundo se produce porque en algunas ocasiones en las que deberíamos dedicarnos a pensar, nos ponemos a sentir; y en ocasiones que son para sentir, nos ponemos a pensar. Evitemos este sufrimiento inútil: hay momentos para pensar y momentos para sentir.

  • Si luchas, puedes perder, pero si no luchas ya estás perdido. Si luchas por tu vida familiar, no estás perdido.

sábado, diciembre 11, 2004

El ladrillo de la sociedad

A Jorge le publican hoy una carta en el periódico:

Asombra ver las declaraciones de algunas personas que dicen ser católicas, pero que luego hacen la vista gorda ante las políticas tan antisociales de este Gobierno, las continuas zancadillas a la Iglesia, la familia o la educación concertada. No creo que el Gobierno actual busque el verdadero consenso, sino favorecer los caprichos de las minorías que pregonan a los cuatro vientos sus tiranías e intolerancias particulares disfrazadas de progreso: el pago de hipotecas a separatistas; el «derecho» a asesinar a un bebé antes de que nazca sin contemplar otra alternativa (comparable a las políticas antinatalistas de los nazis); el «derecho» a matar a un enfermo antes que proporcionarle cariño y atención; la adopción de niños por parte de homosexuales; la «prevención» del sida a través de campañas penosamente estériles basadas exclusivamente en el preservativo y nunca en una cultura de la fidelidad, de la responsabilidad y del respeto sexual a las mujeres para así evitar la apabullante promiscuidad entre nuestros jóvenes; y un largo etcétera.

Porque, si la familia es el ladrillo básico de la sociedad, ¿cómo pensamos que vamos a construir tal edificio? Si hoy más que nunca los demógrafos alertan de que apenas tenemos natalidad (de hecho, y para colmo, estamos los últimos en el ránking por encima del Vaticano), las familias sufren mayor desestructuración y falta de estabilidad que nunca, nuestra juventud bate récords en consumo de drogas, alcohol o accidentes de tráfico. ¿Cómo pensamos que van a salir los nuevos ciudadanos del mañana?. ¿De verdad creemos que este edificio de ladrillo carcomido es tan invulnerable a los vendavales que la historia nos ha de deparar?. ¿De verdad creemos que una inmigración tan incontrolada de personas de costumbres que discriminan a las mujeres y no aceptan nuestra cultura es una solución demográfica que no nos va a afectar?. ¿De verdad creemos que nuestro capitalismo nos sacará de todos nuestros apuros?.

Dicen que el rey Ciro, cuando llegó a Babilonia, apenas tuvo que hacer fuerza para conquistar semejante nación, pues sus ciudadanos/as estaban tan dados a la corrupción de costumbres que apenas nadie opuso resistencia. Ojalá no vaya a ser éste el caso de nuestro país en un futuro más o menos cercano. Por eso, digan lo que digan, manipulen lo que manipulen y callen lo que callen, es la Iglesia, que es una, la que, a pesar de sus fallos y limitaciones, dista años luz de producir las desgracias y frutos amargos del egoísmo social que hoy vivimos y que, desgraciadamente, nuestro propio Gobierno promueve a través de sus políticas sociales.

Y por tener miedo, es el mismo Gobierno el que teme a la propia Iglesia, porque a pesar de la falta de valentía de la misma, no puede con ella y porque precisamente es una Iglesia que lejos de querer dar sólo una «buena imagen» políticamente correcta, protesta y no se queda callada ante todas las transgresiones contra la dignidad humana que se realizan.


Jorge Benito Daniel


miércoles, diciembre 08, 2004

Inmaculada Concepción

La imagen “http://www.aciprensa.com/Maria/Inmaculada/images/inmaculada2.jpg” no puede mostrarse porque contiene errores.

...la bondad divina ha realizado este plan para redimir al género humano: por medio de un hombre, nacido de una sola mujer, a los hombres les ha sido restituida la vida
. (La fe, al diácono Pedro, 18; CCL 91, 716-752; PL 65, 675-700).
San Fulgencio di Ruspe

miércoles, diciembre 01, 2004

Pro Pontifice nostro

V. Oremus pro Pontifice nostro, Joanne Paulo.

R. Dominus conservet eum, et vivificet eum, et beatum faciat eum in terra, et non tradat eum in manus inimicorum eius.

La imagen “http://www.aciprensa.com/Banco/images/jpii-saludo3.jpg” no puede mostrarse porque contiene errores.

lunes, noviembre 29, 2004

El programa “Defiende la Vida” ¡en vivo!

VHI y Radio Católica Mundial lanzan

programa “Defiende la Vida” ¡en vivo!

Contacto:

Adolfo J. Castañeda

(305) 260-0525, EEUU

adolfo@vidahumana.org

www.vidahumana.org

www.soloparajovenes.org


Miami, EEUU, 24 de noviembre del 2004. Vida Humana Internacional (VHI) y Radio Católica Mundial o RCM (la estación de onda corta de la Madre Angélica con sede en Alabama, EEUU), se complacen en anunciar el lanzamiento del programa “Defiende la Vida” en vivo. “Defiende la vida” es un programa que VHI viene produciendo desde hace varios años y que RCM viene transmitiendo. Ahora se convertirá en un programa en vivo con llamadas telefónicas y correos electrónicos de los oyentes.

Adolfo J. Castañeda, director de programas educativos de VHI y anfitrión de “Defiende la Vida”, seguirá conduciendo este importante programa sobre temas relacionados con la defensa de la vida y la familia, que se transmitirá en vivo todos los martes, con retransmisiones los viernes y los domingos.


El lanzamiento será el próximo martes, 30 de noviembre del 2004.

Horarios: (hora de Miami, este de EEUU)

Martes, 4:00 PM. EN VIVO
Viernes, 8:00 PM. Retransmisión
Domingos, 6:00 AM. Retransmisión

Las frecuencias por onda corta, hasta el 27 de marzo del 2005, son las siguientes:

Señal 1 – México, Centroamérica, Suroeste de los EE.UU.
6 PM-9 AM, 7425 khz
9 AM -6 PM, 11530 khz
(Hora de Miami)

Señal 2 – El Caribe y América del Sur
6pm-11pm 11530 khz
11pm-3am 11615 khz
3am-8am 11875 khz
8am-6pm 15745 khz
(Hora de Miami)

Para obtener más información, incluyendo cómo bajar la señal, diríjase a RCM:

(205) 271-2900, ext.. 2073 (Alabama, EEUU)

rcm@ewtn.com

http://www.ewtn.com/spanish/radio.asp

http://www.ewtn.com/spanish/radio_información.asp

http://www.ewtn.com/spanish/Frequencias_radio.asp#A%20partir

¡No se pierda este fabuloso programa!


Vida Humana Internacional (VHI) es la Sección hispana de Human Life International, la organización provida más grande del mundo. Diríjase a: Vida Humana Internacional, 45 SW 71 Avenue, Miami, FL 33144, USA. Tel.: (305) 260-0525. Portales: www.vidahumana.org; www.soloparajovenes.org

miércoles, noviembre 24, 2004

Europa así, no

votano.org

La Iglesia católica ahorra al Estado más de 31.000 millones de euros

Su labor educativa costaría a la sociedad algo menos que los tres ministerios españoles más caros

Más de 31.000 millones de euros; unos 51,9 billones, con b, de pesetas. Semejante cifra no es el premio de lotería más grande del mundo ni el presupuesto de Defensa de EE UU. Es la cifra que tendría que costear el Estado español para sustituir la labor social que realiza la Iglesia. Levantar sus colegios y hospitales, atender a los enfermos, ancianos, marginados, niños e indigentes, mantener las instalaciones... toda una red de actuaciones que se sostiene gracias a la esmerada y silenciosa labor de los católicos. Nada que ver con la «sobrefinanciación» que comentó el ministro de Trabajo.

J. A. Méndez/ J. R. Navarro

Madrid- Desde que el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, planteó la posible «sobrefinanciación» a la Iglesia católica, el debate sobre la contribución económica del Estado a la institución eclesial ha sido incesante. Cargos políticos, medios de comunicación, representantes católicos... todos han aportado su visión al respecto. Sin embargo, han sido pocos quienes han ofrecido la visión contraria: lo que la Iglesia católica, a través de sus distintas acciones sociales, aporta al Estado español.

LA RAZÓN ha elaborado una tabla de gastos e ingresos en la relación Iglesia-Estado y el resultado es demoledor: más de 31.186 millones de euros (cerca de 5,19 billones, con b, de pesetas). Esta escandalosa cifra es lo que le costaría a la Administración Pública toda la labor de la Iglesia en el hipotético caso de que ésta desapareciese o dejara de hacerse cargo de sus colegios, hospitales, ambulatorios, dispensarios, organizaciones no gubernamentales... La labor es tan amplia y los datos tan cuantiosos que resultan más comprensibles analizándolos en los tres grupos mayoritarios de acción –enseñanza, sanidad y obra social– y partiendo de este supuesto: ¿qué le costaría al pueblo español mantener con sus impuestos las actividades de la Iglesia y construir y sostener los centros desde donde las realiza? Tradicionalmente la Iglesia siempre ha jugado un papel fundamental en la enseñanza. Algo lógico, puesto que antes de que el Estado financiase la Educación (y la Sanidad, y la obra social...), ella ya tenía escuelas.

Tal y como señala el semanario Época en su último número, las distintas congregaciones religiosas mantienen en activo 5.141 centros entre guarderías, centros de Educación Infantil, Primaria, ESO y Bachillerato, en cuyas aulas se sientan 990.774 alumnos dispuestos a compaginar las matemáticas y la literatura con el aprendizaje de los valores cristianos. Según la estimación del ex Secretario de Estado de Universidades, Álvaro Marchesi, el coste medio por alumno es de 2.989 euros. Así, la Iglesia se gasta en sus alumnos unos 2.962 millones de euros, pero con la ayuda de 1.783 millones que aporta el Estado, la cifra se reduce a 1.178. A esto hay que añadir que si, según fuentes consultadas por este periódico, construir un colegio público cuesta alrededor de 3 millones de euros, el Estado debería invertir 15.423 millones para ofrecer el mismo servicio que hace la Iglesia –algo menos que el presupuesto de 2004 para los ministerios de Defensa, Interior y Fomento–.

El economista y colaborador de LA RAZÓN José Barea afirma que «si la Iglesia no prestase sus servicios, tendrían que aumentarse los impuestos. El beneficio es doble: para los beneficiados y para los contribuyentes». La obra sanitaria de la Iglesia no es menos esmerada. Sus 107 hospitales, 128 ambulatorios y dispensarios, 876 centros para ancianos, enfermos crónicos, terminales y minusválidos, atienden a 387.356 personas al año. Para ello cuenta con 51.312 camas que le cuestan 270 euros al día. O lo que es lo mismo, 5.056 millones de euros al año. Además, teniendo en cuenta que construir un hospital cuesta del orden de 50 millones de euros, y el resto de los centro unos 4 millones, el Estado deja de hacerse cargo de 5.350 millones en hospitales y de 4.016 en otros centros. La obra social de la Iglesia es muy amplia.

Según datos del año 2000, sólo con las aportaciones monetarias de Caritas (155 millones, de los cuales 47 corría a cargo del gasto público), Manos Unidas (43 millones en 2003, con una ayuda estatal de 9 millones) y Obras Misionales Pontificias, (21 en 2000), el Estado tendría que haber aportado 163 millones. Además, financia el 80 por ciento del patrimonio histórico y artístico de España. Así las cosas, no parece demasiado sensato decir que el Estado mantiene a la Iglesia católica.

viernes, noviembre 19, 2004

Mi conciencia vale más que la Presidencia de la Comisaría Europea


Tras tener que renunciar a ser comisario europeo por su ideas sobre la mujer y la homosexualidad, Buttiglione ha vuelto a Italia para continuar como ministro y defender su derecho a ser fiel a sus principios. El responsable italiano de Asuntos Europeos se defiende de las críticas de estas últimas semanas: «Yo dije lo mínimo de lo mínimo que podía decir sin traicionar mi fe; quizás no soy un católico muy valiente. Pero no fue suficiente».



Madrid- El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, eligió a Rocco Buttiglione para ser el representante de su país en la Comisión Europea presidida por el portugués Durao Barroso. Sin embargo, el rechazo del Parlamento Europeo a su candidatura por sus declaraciones contra los homosexuales y las mujeres le obligaron a dimitir varias semanas más tardes como futuro comisario europeo de Justicia y Libertades Públicas. A continuación reproducimos la entrevista que realizó la periodista Cristina López Schlichting el pasado viernes en la Cadena Cope.
– ¿Cómo se encuentra después de que usted haya sido rechazado como comisario de la UE a raíz de sus declaraciones?
– Bien. Yo quería ser comisario europeo porque creo que podía hacerlo bien y siempre he sido europeísta, pero en la vida hay cosas más importantes que la UE, y la conciencia es una de esas cosas. Me pusieron en la necesidad de escoger entre mi puesto en la Comisión y mi conciencia, y creo que mi elección ha sido la justa. A Jerzy Popielusco lo mataron por su fe, yo he perdido sólo un puesto en la Comisión Europea; no sé si Dios me hubiera dado fuerza suficiente para dar mi cabeza por mi fe, pero sí para dar un puesto en la Comisión Europea.
– Se dice que usted no ha sido discriminado por ser cristiano sino por atacar a los homosexuales. ¿Qué dijo usted exactamente con respecto a los homosexuales?
– En primer lugar, yo no quería decir nada. Me preguntaron si yo creía que la homosexualidad es pecado, y yo intenté no contestar, porque esa es una cuestión que no tiene trascendencia política y no se discute en el Parlamento Europeo, sino en un seminario filosófico o teológico. Y no contesté. Dije que era posible que yo pensara que la homosexualidad es un pecado, pero que eso no tiene ningún efecto político, porque yo estoy a favor de la no discriminación. Hay muchas cosas que pueden ser moralmente malas pero que están en la libertad de la persona, y no se puede obligar a la persona a actuar de forma contraria. Es decir, yo dije lo mínimo de lo mínimo que podía decir sin traicionar mi fe; quizás no soy un católico muy valiente, porque dije lo mínimo, pero no fue suficiente. Ellos querían que yo dijera que la homosexualidad no tiene ningún efecto moral negativo, y eso es una violación de la conciencia.
– ¿Usted ha dado a entender que por el hecho de ser homosexual alguien tiene que ser discriminado o tratado de forma diferente?
– No, nunca. En Italia todo el mundo sabe que yo era un gran amigo del escritor Giovanni Testori, que era homosexual. Él creía que era un pecador, pero siempre me decía que yo también lo era en otros sentidos. Y eso es verdad. Pensar que la homosexualidad es un pecado no significa creerse superior a los homosexuales. Es posible que yo sea más pecador en otros aspectos y, en realidad, todos los hombres somos pecadores.
– Quería preguntarle también por unas declaraciones en las que, al parecer, usted discriminaba a las madres solteras. ¿Fue así?
– Eso es bastante ridículo. Yo hablé en una conferencia sobre política exterior sobre el libro de Robert Kagan, en el que dice que los europeos son hijos de Venus y los estadounidenses son hijo de Marte porque los primeros creen en el poder de la cultura y los segundos en el poder de las armas. Y yo dije, siguiendo con el ejemplo: «pobrecita Venus, sola con sus hijos, no es buena madre. ¿Por qué no se casa con Marte?». Creo que el significado era claro. Necesitamos una relación más intensa con EE UU y una sociedad necesita el poder de la cultura y el poder militar. Eso fue lo que dije, pero al día siguiente los periodistas dijeron que yo estaba contra las madres solteras, cuando todo el mundo sabe que yo siempre he defendido a todas las madres, y a las solteras también. Creo que en una época en la que es tan fácil abortar, una madre que decide tener un hijo aun sin la ayuda de un hombre es casi una heroína de nuestro tiempo. La acción de tener hijos tiene un gran valor moral. ¿Tengo la obligación de pensar que hay cierta hostilidad contra mí? ¿un complot? No sé, pero esto prueba que es posible.
– También se dijo que usted tenía una concepción machista del matrimonio en la que la mujer estaba para tener hijos, y el hombre para proveerla en sus necesidades. ¿Es así?
– No. Pero piense en las madres solteras. Creo que la mayoría de las madres solteras estarían contentas de tener un hombre que hiciera la mitad de las tareas de la casa, que compartiera la responsabilidad de la educación, con quien crear una comunidad de amor. Yo creo que el matrimonio es una institución fundamental. Creo que las mujeres tienen el derecho de una actividad profesional, y también el derecho de tener hijos. Y necesitamos una política que permita a las mujeres poder ejercer esos derechos.
– Usted mencionaba antes la posibilidad de un complot. ¿Qué significa eso desde el punto de vista político?
– Muchas cosas. Yo no tengo ninguna certeza. Sólo planteo preguntas. ¿Tenemos una Europa en la que Adenauer, Schuman y De Gasperi no podrían ser comisarios? Yo espero que no, que mi caso personal sea una equivocación y que en el futuro no sea así. Pero en este caso lo que ha pasado es que un cristiano ha sido excluido por su creencia religiosa, y no se ha respetado el derecho de la conciencia. Es curioso el caso de Estados Unidos. Es un país moderno en todos los campos, y sin embargo es un país más religioso. Así que no es verdad eso que dicen algunos de que el futuro exige una modernidad sin religión. Alguien dijo que George W. Bush no podría ser hoy comisario europeo. Y es cierto. Pero tampoco podría serlo Kerry, porque también él dice que en su conciencia considera negativos moralmente la homosexualidad y el aborto. Lo piensa moralmente, pero no políticamente. Así que Kerry tampoco resistiría ante una comisión como la que encontré yo.
– ¿Por qué han ido contra usted? Hay muchos católicos en la vida pública...
– No lo sé. Soy un buen objetivo porque se me conoce bastante como cristiano. Si se piensa en matar a uno para educar a cientos, como decían los maoístas, yo era un buen objetivo, aunque no soy un hombre muy valiente y sólo dije lo mínimo de lo mínimo para no traicionar a mi fe. En cualquier caso, la gran solidaridad que he encontrado en España, Italia, Polonia, Alemania y en otros países dice que los cristianos existen. No son una minoría sino una mayoría; quizá una mayoría desorganizada que entiende que tiene que organizarse y luchar por sus derechos. Y también me ha alegrado el apoyo de muchos no cristianos que entienden que este problema no es de valores cristianos, sino de la libertad de todos.

El Quijote en Spanglish: ¿genialidad o insulto?


In un placete de La Mancha of which nombre no quiero remembrearme, vivía, not so long ago, uno de esos gentlemen who always tienen una lanza in the rack, una buckler antigua, a skinny caballo y un grayhound para el chase.

A cazuela with más beef than mutón, carne choppeada para la dinner, un omelet pa? los Sábados, lentil pa? los Viernes, y algún pigeon como delicacy especial pa? los Domingos, consumían tres cuarers de su income.

El resto lo employaba en una coat de broadcloth y en soketes de velvetín pa? los holidays, with sus slippers pa? combinar, while los otros días de la semana él cut a figura de los más finos cloths.

Livin with él eran una housekeeper en sus forties, una sobrina not yet twenty y un ladino del field y la marketa que le saddleaba el caballo al gentleman y wieldeaba un hookete pa? podear.

El gentleman andaba por allí por los fifty. Era de complexión robusta pero un poco fresco en los bones y una cara leaneada y gaunteada. La gente sabía that él era un early riser y que gustaba mucho huntear.

La gente say que su apellido was Quijada or Quesada ¿hay diferencia de opinión entre aquellos que han escrito sobre el sujeto¿ but acordando with las muchas conjecturas se entiende que era really Quejada.

But all this no tiene mucha importancia pa? nuestro cuento, providiendo que al cuentarlo no nos separemos pa? nada de las verdá.

Arranca la Plataforma ciudadana en Defensa de la Asignatura de Religión en la Comunidad de Madrid


Los Profesores de Religión y Moral Católica en centros públicos de la Comunidad de Madrid han decidido constituir una Plataforma que fomente la participación activa y ciudadana destinada a la recogida de firmas en defensa de la asignatura de Religión tal y como se establece en los acuerdos Iglesia Estado de 1979. En declaraciones hechas a AnalisisDigital la Plataforma ha afirmado que defienden que “es necesario el conocimiento del hecho religioso para el desarrollo personal y una mejor convivencia” y que el debate sobre la enseñanza confesional de la religión está siendo un “pretexto para eludir un debate en profundidad sobre la reforma educativa, o como excusa para distraer a las corrientes laicistas”. La Plataforma anima a todo el profesorado y la ciudadanía a adherirse y apoyar su iniciativa invitándole a participar en los actos de presentación que tendrán lugar en Madrid, Móstoles y Alcalá de Henares.

La Plataforma ciudadana en Defensa de la Asignatura de Religión ha hecho públicas sus consideraciones y protestas sobre la futura reforma de la Ley de la Enseñanza. En un comunicado hecho público ayer afirman que “si no es equiparable a las otras asignaturas y se le quita todo tratamiento académico, se desvirtúa la esencia misma de la enseñanza y se desplaza su presencia hacia espacios educativos diferentes al de la cultura religiosa” y “que es necesario garantizar las libertades de ideología y de religión expresadas en la Constitución”. La Plataforma denuncia que “se interprete la asignatura de religión como fruto de la presión de la Jerarquía de la Iglesia y no como una exigencia de la escuela y de la cultura y expresión de la voluntad y el derecho de los padres y los alumnos”. No están de acuerdo con que “por ignorancia se identifique la enseñanza de la Religión en la escuela con otros ámbitos de socialización religiosa” y que en este aspecto España se esté alejando “del tratamiento legislativo y educacional existente en la mayoría de los países europeos”. Por ello, con la Plataforma propone que “dado que la asignatura, en la práctica, es abordada con criterios de rigor académico, su evaluación cuente a todos los efectos”, considera que “siga permitiendo al alumno situarse ante la tradición cultural, insertarse críticamente en la sociedad e indagar en la pregunta por el sentido de la vida” y cree que “la optatividad, en conciencia, de la asignatura, sea expresión plural del carácter no confesional de la escuela pública”.

Con respecto al profesorado de Religión la Plataforma considera que como docentes que son han de tener “los mismos derechos y obligaciones que los demás profesores” y que los “más de 15.000 docentes de Religión tengan garantías sobre su estabilidad en el empleo”. Desde la Plataforma denuncian “la precariedad laboral y la discriminación en el desempeño de nuestra tarea, la presión que se ejerce sobre algunos profesionales de la Enseñanza de la Religión y la falta de reconocimiento de nuestra tarea docente por quienes la equiparan con una especie de adoctrinamiento sectario”. Proponen “la equiparación al resto de los docentes en el desempeño de nuestra actividad académica, “la incorporación de los profesores de religión en la función pública docente” y “la búsqueda de fórmulas que garanticen lo acordado por el Estado con las distintas confesiones religiosas”.

Con respecto al debate abierto que el tema ha suscitado defienden que no están “contra nadie sino que queremos colaborar en asuntos que nos atañen, después de muchos años, como ciudadanos y profesionales de la enseñanza” y quieren que “se busque una respuesta satisfactoria a los imperativos constitucionales de integralidad y pluralidad recogidos en el artículo 27, apartados 2º y 3º”. Por ello denuncian que “el debate sobre la enseñanza confesional de la religión pueda servir como pretexto para eludir un debate en profundidad sobre la reforma educativa, o como excusa para distraer a las corrientes laicistas” y que “se minimice la enseñanza de la religión aludiendo al carácter privado de las creencias religiosas ignorando la repercusión cívica de la religión y la repercusión religiosa de la cultura”. Para ello proponen a las autoridades que se elabore un “acuerdo educativo de consenso que supere cualquier alternancia política y contribuya a la paz escolar”, que “se tenga en cuenta la experiencia del profesorado de Religión en la búsqueda de soluciones que afectan a la asignatura y su propio quehacer docente” y que, en definitiva, sea “una asignatura y un profesorado cuyos encuadramientos jurídicos respondan a la finalidad de la escuela”.

La Plataforma ciudadana en Defensa de la Asignatura de Religión anima a todo el profesorado y la ciudadanía a adherirse y apoyar su iniciativa invitándole a participar en los actos de presentación que tendrán lugar en Madrid, Móstoles y Alcalá de Henares los próximos días 29 de noviembre, 30 de noviembre y 2 de diciembre, respectivamente.

La Iglesia ahorra al Estado 6.000 millones de euros al año

Medios gubernamentales han lanzado a la opinión pública estos días una batería de datos de los que parece deducirse que el Estado juega un papel clave en la financiación de la Iglesia. Esto es una falacia, como demuestra ÉPOCA en este reportaje, del que se desprende que el Estado se ahorra al menos 6.000 millones de euros anuales en tareas sanitarias, educativas y de acción social, que realizan instituciones religiosas de la Iglesia.

El Gobierno intenta transmitir de múltiples modos a los ciudadanos españoles que el Ejecutivo sustenta a la Iglesia y que esta institución recibe un trato de favor: sólo recibe, no da.

Ante este cúmulo de falsos mensajes, ÉPOCA se ha planteado un escenario irreal, pero que sirve adecuadamente para averiguar lo que aporta la Iglesia a la sociedad civil, que es lo mismo que decir al Estado: ¿Qué ocurriría si la Iglesia católica con todas sus instituciones, desapareciera de España? ¿Qué ocurriría con la sanidad, la enseñanza o la labor caritativa y social? El catedrático Juan Velarde contesta: "Sería una catástrofe para el conjunto de la sociedad española del bienestar.

La financiación en general de los servicios sociales a cargo de la Iglesia se hace de manera extraordinariamente barata. Si el Estado tuviera que hacerse cargo a la fuerza de todos esos servicios sociales, sería imposible que pudiera abordarlo: tan sólo ver las cifras de educación y los costes que conlleva impresiona, hay que ver las partidas con atención.

Creo que este debate se ha empezado de manera frívola y que hay que reconsiderarlo de arriba a abajo, porque si desapareciera la Iglesia se dinamitarían los servicios sociales que los españoles reciben en buenas condiciones. Sería hacer pagar a los ciudadanos por un mensaje anticlerical resobado que no tiene sentido en ningún lugar, que lo tuvo en el siglo XIX y que actualmente provoca carcajadas. Todo esto es algo inaudito y alguien tendrá que pagarlo porque es irresponsable".

"No hay ninguna previsión de cambio de los acuerdos básicos con la Iglesia católica". Estas palabras del presidente Rodríguez Zapatero pretendían cerrar un debate abierto por el propio Ejecutivo socialista y que ha puesto encima de la mesa la siguiente cuestión: ¿El Estado debe seguir complementando por vía presupuestaria (en torno a 30 millones de euros anuales, aproximadamente) lo que aportan los contribuyentes que lo desean, en su mayoría católicos, a través de la casilla del IRPF?

El ministro de Trabajo, Jesús Caldera, afirma que ésta es una cuestión que "debería revisarse", y manifiesta injustamente que la religión católica, mayoritaria en España, tiene a su juicio "un trato preferente" respecto a otras. "Esta circunstancia tiene que ser revisada porque el Estado español no es confesional.

Deben ser los católicos los que sostengan a la Iglesia y, en la actualidad, este hecho no se produce porque lo que aportan los fieles (a través del IRPF) es inferior a lo que requiere dicha institución", señala.

Caldera dice verdades y cosas falsas. No hay tal trato preferente, como demostramos en este artículo, y es verdad que este coeficiente del 0,5239 por ciento del impuesto sobre la renta de las personas físicas es insuficiente, pero lo impusieron los socialistas en los Gobiernos de Felipe González, y numerosos expertos consideran que debería aumentarse hasta el 0,8%, tal como sucede en los países europeos que incluyen este sistema, asegura Alberto de la Hera, director general de Asuntos Religiosos con los Gobiernos de José María Aznar (1996-2004).

El catedrático de Economía Política y Hacienda Pública de la Universidad Complutense de Madrid José Tomás Raga insiste en la misma idea: "En el año 87 la cuota se calculó mal y ahora debería haber un ajuste de tarifas. (...) ¿Que dicen que España es un Estado aconfesional y tiene que ser voluntario financiar la propia religión? De acuerdo. Pero ni a usted ni a mí nos preguntan si queremos sostener a los sindicatos (un 4% de afiliación por parte de los trabajadores) y lo hacemos.

Tampoco les preguntan a las empresas si desean sustentar a las Cámaras de Comercio a través del impuesto de sociedades y, sin embargo, están obligadas. Frente a estos datos le doy otro: el 80% de la población española se confiesa católica".

Lo realmente grave, sin embargo, es este debate sobre la financiación de la Iglesia, en el que profundizamos más adelante, que ha servido de catapulta para situar a la Iglesia católica como presunta beneficiaria de regalos por parte del Estado. Nada más calumnioso que hablar de "sobrefinanciación", como acostumbra a hacer el secretario de Política Municipal y Libertades Públicas del PSOE, Álvaro Cuesta.

Tras consultar a numerosas instituciones que operan en España, el saldo neto entre el Estado y la Iglesia ha resultado favorable con enorme amplitud a esta última. Si tenemos en cuenta solamente tres variables -la acción educativa de instituciones religiosas, su labor sanitaria y su tarea social-, este saldo es, con arreglo a los datos recogidos del año 2000, de 6.000 millones de euros favorable a la Iglesia católica (ver cuadro en página anterior).

Comencemos por la acción social. Hace décadas, la Conferencia Episcopal creó la Organización No Gubernamental Cáritas Española con el fin de fomentar y coordinar la solidaridad de la comunidad cristiana. La labor de esta ONG abarca todos los grupos afectados por la desigualdad y la injusticia con programas de asistencia a mayores, colectivos sin techo, inmigrantes, drogodependientes, enfermos de sida, minusválidos, reclusos e infancia.

Según la memoria de 2000, Cáritas invirtió 25.881.312.128 pesetas (155 millones de euros) en proyectos que sirvieron para mejorar la situación de más de un millón de personas. Así, el 70% de lo recaudado procedía de fuentes privadas, mientras que el resto llegó de las distintas Administraciones públicas.

Los fondos privados de Cáritas dedicaron 2.806.146.459 pesetas (16.865.279 euros) al programa de Acogida y Asistencia; al de Mayores, 1.963.359.649 pesetas (11.800.029 euros); al de Empleo, 987.059.550 pesetas (5.932.347 euros); a los Transeúntes, 963.612.864 pesetas (5.791.429 euros); a la Infancia, 458.146.800 pesetas (2.753.517 euros), y así sucesivamente.

Si Cáritas no hubiera estado en España en el año 2000, no se habrían dedicado 57,3 millones de euros a la lucha contra la pobreza. ¿Quién aplica todos estos programas? 3.828 trabajadores de Cáritas en las diferentes comunidades autónomas de España, la mayoría laicos (3.396). Además, cuentan con 66.805 voluntarios (49.923 laicos, 1.696 sacerdotes, 1.501 religiosos, 390 seculares y 13.295 miembros cuya condición no está especificada).

El catedrático Raga afirma que "parece claro que el Estado no podría acoger a todas las personas marginales que la Iglesia encauza. ¿Si no se aclara sobre los centros de acogida nocturnos cómo los va a ayudar?

El Estado debe apoyar a todas las instituciones que ejercen una función social que en teoría es pública. Pero siempre está regateando. ¿O tiene el mismo sueldo un hermano de San Juan de Dios que un enfermero de la Seguridad Social (con todos los respetos para estos enfermeros)? El religioso gana una tercera parte".


Otro importante capítulo de la labor caritativa de la Iglesia se desarrolla en las prisiones. La Pastoral Penitenciaria atendía en 2000 a 45.080 reclusos en 82 centros penitenciarios, a través de 130 capellanes y 162 asociaciones religiosas, 76 movimientos apostólicos y 69 asociaciones civiles. Es imposible cuantificar tanto esfuerzo.

Enseñanza
Uno de los ámbitos en los que la Iglesia católica está más presente en España es la enseñanza. Según el Consejo General de Educación Católica, en el curso escolar 1999-2000, la Iglesia tutelaba 185 guarderías, entre concertadas (con ayuda del Estado) y no concertadas: 168 centros infantiles, 1893 centros infantiles con primaria, 204 centros de primaria, 2.058 centros de la ESO, 497 centros para BUP y COU, 117 centros de Formación Profesional, 43 centros de educación especial, 23 centros de formación para adultos y nueve para enseñanzas no regladas.

En este mismo curso escolar había 1.298.105 alumnos inscritos en centros educativos católicos (en enseñanzas básicas y medias). Asimismo, la Iglesia poseía en el curso escolar 1999-2000 la titularidad de seis Universidades, 11 colegios universitarios, 44 facultades, siete escuelas técnicas superiores, 66 escuelas universitarias y 65 centros de otra naturaleza. En ese curso escolar había 125.386 alumnos en los centros educativos católicos y similares de educación universitaria y asimilada. En este capítulo es difícil de cuantificar la inversión que la escuela concertada realiza sobre cada alumno, pero no lo es llegar a una conclusión: la escuela pública es mucho más cara que la escuela gestionada por la Iglesia.

Manuel de Castro, secretario general de la FERE-CECA, ha asegurado a ÉPOCA que "el coste de un alumno en la escuela pública es superior en un 50% al menos al de la escuela concertada, según opinión mayoritaria de los consejeros de educación de las CC AA, incluida Cataluña".

En efecto, la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid manifiesta que "el aula de una escuela pública es un 60% más cara que la concertada, teniendo ésta un déficit de 3.000 euros". Diversas fuentes consultadas por ÉPOCA coinciden en que el Estado dedica 1.800 euros anuales a un alumno de enseñanza básica y media que estudia en una escuela concertada, una cifra que apenas ha variado en los últimos años. Las mismas fuentes añaden que se trata de una estimación.

Por otro lado, un estudio del ex secretario de Estado de Educación Álvaro Marchesi defiende que el gasto por alumno no universitario en España está a la cola de la Unión Europea. Este gasto varía según las CC AA: en el País Vasco, donde se dedica a este capítulo la cifra mayor, se invierten 4.440 euros por alumno, mientras que en Madrid o en Andalucía no llega a los 2.300.

En líneas generales, la media del gasto por alumno en España es de 2.989 euros. Según este dato, si desapareciera la escuela concertada en primaria y en la ESO (990.774 alumnos) en España, el Estado debería invertir o gastar 1.178 millones de euros para garantizar las mismas prestaciones educativas.

Con estos datos, José Tomás Raga califica de "tremenda" la situación que se produciría si desapareciese esta institución de la enseñanza, "con el matiz de que la escuela concertada no quiere decir que haya un coste público de la enseñanza. Yo le haría otra pregunta al Ejecutivo: ¿Qué ocurriría si la financiación de la enseñanza se hiciera a través del alumno? Es decir, ni un céntimo más a ninguna escuela, a ninguna.

Lo que en Holanda se denomina el cheque escolar: es el alumno (sus padres) el que tiene el dinero y es el alumno quien decide. El Gobierno se tiene que dar cuenta del alcance de la labor de la Iglesia en este ámbito".

El economista Raga concluye que "el Ejecutivo ha abierto este debate de manera frívola, como si el dinero que el Estado entrega a la Iglesia fuera a parar al bolsillo de los obispos. Como si estuviesen financiando una actividad lúdica, y nada más lejos de la realidad".

Juan José Aguilar y Rafael Miner.

jueves, noviembre 18, 2004

Tejas: cambian los libros de texto para evitar confusiones sobre el matrimonio


El matrimonio se define como “unión para toda la vida” y en lugar de “cónyuges” se habla de “marido y mujer”

Las autoridades escolares del Estado norteamericano de Tejas aprobaron el 5 de noviembre nuevas versiones de los libros de texto de enseñanza secundaria en que se habla del matrimonio, cambiando la referencia a los cónyuges por expresiones más claras en las que se habla de “marido y mujer”. Los libros serán publicados por dos de las principales editoriales de textos escolares.

En los textos anteriores se hablaba de “married partners” o simplemente “partners”, lo que no dejaba clara la diferencia de sexos. Los nuevos textos definen el matrimonio como “unión entre marido y mujer para toda la vida”. La reforma de los libros escolares ha sido promovida por los propios funcionarios escolares, entre los cuales son mayoría los republicanos. En concreto ha sido una mujer, Terri Leo, de Spring, la principal promotora. El 4 de noviembre, la editorial líder en libros para niños entre 6 y 12 años, Holt, Rinehart and Winston, reconoció que estos cambios convenían para adaptarse a la leyes aprobadas en Tejas que prohíben el reconocimiento de uniones civiles de personas del mismo sexo y el matrimonio para homosexuales.

La segunda editorial, Glencoe/McGraw-Hill, ha cambiado expresiones como “cuando dos personas se casan” o “cónyuges” por “cuando un hombre y una mujer se casan” y “maridos y mujeres”.

Según la agencia Associated Press, se espera que esta decisión beneficie a Tejas en el mercado de libros escolares de EE.UU., donde ya es segundo en ventas. Rick Blake, portavoz de Holt, Rinehart and Winston, especificó que la definición del matrimonio como unión para toda la vida ya estaba incluida en sus manuales de enseñanza superior, pero que los cambios en los libros de secundaria no se harán en los textos destinados a venderse fuera de Tejas. Puesto que la ley tejana ha definido el matrimonio, Terri Leo expresó su esperanza de que también los libros de texto en materias de salud se refieran al matrimonio como unión entre hombre y mujer.

17-11-2004
147/04

domingo, noviembre 14, 2004

«Existe un intento de descristianización de la sociedad por parte del Gobierno»

El filósofo y escritor Ignacio Sánchez Cámara, ayer en el Congreso del Apostolado Seglar

Tras las contundentes declaraciones de Monseñor Fernando Sebastián durante la apertura del Congreso del Apostolado Seglar, ayer tuvo lugar la segunda jornada que contó con las ponencias de la periodista Cristina López Schlichting y el escritor católico y catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de La Coruña, Ignacio Sánchez Cámara. Ambos analizaron las «dificultades que atraviesa el cristianismo» en la España actual, y reflexionaron sobre cuál debe ser la actuación de los laicos en la vida pública y sobre la libertad necesaria para atender la llamada a la santidad.

El filósofo Ignacio Sánchez Cámara

Redacción/Veritas

Madrid- «No es exagerado hablar de intentos de descristianización de la sociedad española», afirmó ayer el filósofo Ignacio Sánchez Cámara durante la segunda jornada del Congreso de Apostolado Seglar que se celebra este fin de semana en Madrid: «Una evidente manifestación de este proceso –continuó– se percibe en algunas actitudes del actual Gobierno hacia la Iglesia Católica y en el anuncio de un conjunto de medidas legislativas que se oponen no sólo a las creencias morales vigentes en nuestra sociedad sino que chocan además con algunos principios jurídicos básicos de nuestra tradición legal, en materia de matrimonio, familia o respeto a la vida», afirmó. Según Sánchez Cámara, «abundan los católicos españoles que se sienten agredidos por el Gobierno en sus convicciones más íntimas y profundas. Por supuesto, tampoco faltan quienes no se sintieron representados por algunas decisiones políticas de los Gobiernos anteriores», matizó. Cámara añadió que «los cristianos tenemos una seria responsabilidad en este proceso de alejamiento de Dios», ya que «se reduce la fe a mera moral, a puro proyecto de transformación social o política o, incluso, a medio de obtener felicidad o consuelo ante las adversidades de la vida». «La misión del cristiano consiste en ser cristiano. Sólo quien ha conocido a Jesucristo y ha sido transformado por ese encuentro puede dar razón de la esperanza cristiana», afirmó. En su opinión, los católicos deben «huir de dos actitudes opuestas: por un lado, la arrogancia y, por otro, la pusilanimidad. No debemos acomplejarnos ante la dictadura de la corrección política y del relativismo cultural, social y moral. Una cosa es el respeto a las demás religiones (y el cumplimientos de las exigencias del ecumenismo) y otra la debilidad o incluso la traición a las propias convicciones», concluyó. El Congreso, convocado por la Conferencia Episcopal Española, contó contó además con la ponencia a cargo de la periodista y colaboradora de LA RAZÓN Cristina López Schlichting. Schlichting reflexionó sobre la llamada a la santidad como algo no reducible al ámbito de la moralidad. La periodista habló del «paso de la libertad», sin el cual no hay santidad posible, y que calificó como «libertad que es obediencia». «El cristianismo es una cosa dinámica», afirmó: «No se puede “congelar” al Señor como si fuese un recuerdo hermoso. Es Él quien una y otra vez nos sale al encuentro, a veces contra nuestra voluntad, doblegando nuestros planes y nuestra resistencia, domándonos con su amor», concluyó.