lunes, octubre 12, 2009

Ángelus canonización de santo sespañoles de



La perfección de los santos consiste en ir contracorriente, viviendo según el Evangelio. Es la reflexión que Benedicto XVI al presidir, en la Basílica Vaticana, la canonización de cinco beatos. El Papa recordó cómo Jesús, también hoy, nos invita al don total de la propia existencia, sin cálculo e interés humano. Una invitación exigente, que los santos acogen generosamente, metiéndose con humilde docilidad al seguimiento de Cristo crucificado y resucitado. Lejanos por los contextos históricos y geográficos, y aún así, todavía actuales, el ejemplo de los cinco nuevos santos se eleva como una sinfonía para los fieles de hoy.

La Virgen del Pilar

jueves, octubre 08, 2009

La hija de santa Gianna Beretta dedica una casa de maternidad en Canadá




Recientemente la hija de santa Gianna Beretta viajó a América del Norte para hablar del legado de su madre.

Laura Molla, acompañada de su marido Giuseppe Pannuti, visitó una comunidad fuera de Toronto para la bendición de una casa de maternidad dedicada a Santa Gianna.

En la celebración, Laura describió a su madre como "una persona extremadamente normal que amó la vida y todas las cosas bonitas que ella tiene" .

Laura destacó como oportuno el patrocinio de santa Gianna al hogar de maternidad, ya que ella fue una pediatra a cargo de un centro para el cuidado infantil de 1956 a 1962. Pidió la intercesión de su madre para proteger el hogar e infundir "en todos aquellos que sufren su fuerza de espíritu, su esperanza, su ilimitada confianza en la Divina Providencia, su valentía y alegría de vivir".

La confianza de santa Gianna en Dios, el sacrificio y amor de la voluntad del Padre fue el centro de una charla que presentaron en el Congreso Eucarístico a cargo del Consejo General de Mujeres Religiosas, llevado a cabo el 11 y 12 de septiembre en la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción, en Washington DC, (Estados Unidos).

Laura describió el sacrificio heroico que su madre hizo al elegir tener a su bebé a pesar de que la diagnosticaran un tumor que amenazaba ambas vidas. Una semana después del parto, Gianna murió con 39 años.

"Su gesto era un acto extremo de amor para la vida y la confianza inquebrantable en Dios", explica Laura. "En esto ella imitó a Jesús tanto como un ser humano puede ser capaz [...] Yo estoy segura que en el Cielo, la madre nos bendice a todos con su maravillosa sonrisa".