miércoles, diciembre 31, 2008

Sí, es tiempo de cambiar. Feliz año 2009




Juanes

Trabajamos como dos locomotoras a todo vapor
y olvidamos que el amor
es mas fuerte que el dolor
que envenena la razón.

Somos victimas así de nuestra propia tonta creación
y olvidamos que el amor
es mas fuerte que el dolor
que una llaga en tu interior.

Los hermanos ya no se deben pelear
es momento de recapacitar
es tiempo de cambiar
it’s time to change
es tiempo de cambiar
it’s time to change
es tiempo de saber
pedir perdón
es tiempo de cambiar
en la mente de todos
el odio por amor.

It’s time to change…

Si te pones a pensar
la libertad no tiene propiedad
quiero estar contigo amor,
quiero estar contigo amor,
quiero estar contigo amor…

Si aprendemos a escuchar
quizás podamos juntos caminar
de la mano hasta el final
yo aquí y tu allá
de la mano hasta el final

Los hermanos ya no se deben pelear
es momento de recapacitar
es tiempo de cambiar
it’s time to change
es tiempo de cambiar
it’s time to change
es tiempo de saber
pedir perdón
es tiempo de cambiar
en la mente de todos
el odio por amor.

It’s time to change
es tiempo de cambiar
it’s time to change
el odio por amor
it’s time to change
es tiempo de cambiar
en la mente de todos
el odio por amor.

it’s time to change…

miércoles, diciembre 24, 2008

lunes, diciembre 22, 2008

Rorate caeli





Rorate caeli desuper et nubes pluant iustum.

Ne irascaris Domine,
ne ultra memineris iniquitatis;
ecce civitas Sancti facta est deserta,
Sion deserta facta est,
Jerusalem desolata est;
domus sanctificationis tuae et gloriae tuae,
ubi laudaverunt te patres nostri.

Rorate caeli desuper et nubes pluant iustum.

Peccavimus,
et facti sumus tamquam immundus nos,
et cecidimus quasi folium universi;
et iniquitates nostrae
quasi ventus abstulerunt nos;
abscondisti faciem tuam a nobis
et allisisti nos in manu iniquitatis nostrae.

Rorate caeli desuper et nubes pluant iustum.

Vide Domine afflictionem populi tui
et mitte quem missurus es;
emitte Agnum dominatorem terrae,
de petra deserti ad montem filiae Sion
ut auferat ipse iugum captivitatis nostrae.

Rorate caeli desuper et nubes pluant iustum.

Consolamini, consolamini, popule meus:
cito veniet salus tua.
Quare maerore consumeris,
quia innovavit te dolor?
Salvabo te, noli timere,
ego enim sum Dominus Deus tuus,
Sanctus Israel, Redemptor tuus´

jueves, diciembre 18, 2008

II Congreso de jóvenes con valores

Opus Dei: la santificación del trabajo diario

En Diario YA

Entrevista conJosé Carlos Martín de la Hoz, historiador y teólogo, miembro de la Academia de HIstoria Eclesiástica y Director de la Oficina para las Causas de los Santos en la Prelatura.

¿Cómo definiría, en pocas palabras, qué es el Opus Dei?

El Opus Dei es una Prelatura personal de la Iglesia Católica cuya peculiar tarea apostólica está dirigida a difundir la llamada universal a la santidad entre hombres y mujeres de toda clase y condición, a través de su trabajo ordinario, y a difundir el Evangelio entre sus parientes y amigos.

Escuchando los discursos de San Josemaría, vemos que no han perdido vigencia, todo lo contrario…, ¿es posible ser santo en un mundo tan materialista?

La santidad es un don de Dios que requiere correspondencia del hombre. Con formación continua y un espíritu de lucha espiritual constante se produce el milagro de la santidad. Es conjunción de gracia de Dios y libertad personal.

Explique a nuestros lectores, lo más brevemente que pueda, qué labor hace hoy el Opus Dei en todo el mundo, qué infraestructura tiene.

El Opus Dei imparte una formación espiritual y humana de modo personal y colectivo a sus fieles y a cristianos corrientes. Después ellos en sus lugares de trabajo, en sus ambientes, contagian su amor a Cristo a otras almas. Como solía decir San Josemaría lo importante son las personas, una a una, alma a alma.

Algunos se han esforzado, durante muchos años, en mancillar la imagen de San Josemaría e intentar desprestigiar su Obra; ¿cree que les hace falta darse a conocer más, que todo el mundo sepa, sin que la ideología lo contamine, la magnífica labor que hacer el Opus Dei por todos los hombres?

En la historia de la Iglesia se ha repetido muchas veces ese fenómeno de la crítica y de la persecución, ya se lo adelantó Jesús a sus discípulos: “como me han perseguido a mí también os perseguirán a vosotros”. Por tanto, como los cristianos de todos los tiempos hemos de seguir trabajando por amor a Dios a la Iglesia y a las almas.

El trabajo es un concepto del que se apropió el marxismo para su ambición de poder, pero en el Opus Dei es un concepto mucho más rico, más humano, ¿nos puede hablar de ello?

La santificación del trabajo, y en general de las actividades ordinarias, es el núcleo del espíritu del Opus Dei. Mientras haya hombres sobre la tierra habrá trabajo y es ahí donde Dios nos espera cada día, con más amor a Dios y a las almas que nos rodean.

Aunque es evidente que la Prelatura no se basa en personalismos sino en las raíces de la vida cristiana, ¿podría comentarnos qué evolución ha experimentado el Opus Dei desde su fundación hasta el momento actual, pasando por los años en que fue prelado D. Álvaro del Portillo?

El desarrollo del Opus Dei forma parte de la historia de la Salvación. Es Dios quien promovió el Opus Dei. La gran ilusión y el gran compromiso de los fieles del Opus Dei es ser fieles al espíritu que Dios entregó a San Josemaría y que el Siervo de Dios Álvaro del Portillo vivió y transmitió con toda fidelidad, como también hace el actual Prelado del Opus Dei mons. Javier Echevarría.

Juan Pablo II dijo aquella frase, hoy tan repetida, “no tengáis miedo”. ¿Puede un católico hoy, con tantas amenazas del ateísmo y el liberalismo, vivir verdaderamente sin miedo?

San Josemaría recordó muchas veces en un viaje a España y Portugal, en octubre-noviembre de 1972, que quien tiene miedo no sabe querer. Precisamente Benedicto XVI ha dedicado su primera Encíclica, Deus Caritas est, a la caridad. La gran misión de los cristianos es llenar el mundo del amor de Dios y del amor a los demás. Cuanto más amemos más superamos las dificultades.

Algunos libros escritos por San Josemaría pueden considerarse (si la expresión no conllevase un cierto matiz peyorativo) como auténticos “best sellers”, teniendo en cuenta el número de ejemplares que se han vendido en todo el mundo, por ejemplo “Camino”, que ronda los cinco millones… E s indudable que el Opus Dei despierta interés y curiosidad, pero ¿despierta también vocaciones sacerdotales?


San Josemaría solía resumir la actividad del Opus Dei como una gran catequesis, es decir una constante y personalizada formación. Cuando se enseña a rezar, a santificar el trabajo, a amar los sacramentos, a crecer en las virtudes cristianas, a llevar una lucha espiritual, el Espíritu Santo puede actuar en las almas verdaderamente y mostrar el querer de Dios para cada uno. Por ello de la formación que imparte el Opus Dei el Espíritu Santo están suscitando vocaciones no sólo para el Opus Dei sino también para el sacerdocio, la vida consagrada etc.

domingo, diciembre 14, 2008

Juan de la Cruz





Juan de la Cruz, madrecito,

alma de sonrisa seria,
que sigues tu senderito
por tinieblas de miseria,

de la manao suave y fuerte
de tu padraza Teresa,
la que corteja a la muerte;
la vida ¡cómo te pesa!

Marchas por la noche oscura,
te va guiando la brisa.
Te quitas de toda hechura,
te basta con la sonrisa.

De Dios el silencio santo,
colmo de noche sin luna,
vas llenando con tu canto,
para Dios canto tu cuna.

Madrecito de esperanza,
nuestra desesperación
gracias a tu canto alcanza
a adormecer la razón.

Unamuno

Inma Shara la primera mujer que dirige un concierto en el Vaticano





Inma Shara, que contrajo recientemente matrimonio, afirmó que el concierto con el Papa, ha sido el mejor regalo que ha tenido.

Hace algunos meses la española Inma Shara, directora de la Brandenburgisches Staatsorchester de Fráncfort en Alemania, recibió la noticia más feliz de su vida: su orquesta tocaría ante el Papa Benedicto XVI.

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 11 diciembre 2008 (.ZENIT.org) La propuesta se la hizo el cardenal Martino, presidente del Consejo Pontificio Justicia y Paz para conmemorar los 60 años de la declaración de los Derechos Humanos en el aula Paulo VI delante de 7 mil espectadores. "A ella y a la orquesta deseo expresar el reconocimiento por el talento y la eficacia con la cual han interpretado estas bellas piezas musicales", dijo el Papa Benedicto XVI al finalizar el acto conmemorativo realizado ayer jueves.

"El Papa estaba muy emocionado cuando me vino a saludar. Ha sido la sensación que no crees que es real y crees que no te está pasando a ti. Por eso yo creo que es tan grande espiritualmente hablando como católica practicante que soy, es muy difícil explicarlo", dijo Inma Shara, luego del concierto. La joven directora y compositora española considera que la música es un medio para expresar "la grandeza del creador". Ha tomado la batuta entre otras, de la London Philharmonic Orchestra, la Filarmónica de Israel, la Sinfónica de Milán, el Coro de London Symphony y la Sinfónica Nacional de Ucrania.

Dice que durante su trayectoria la experiencia de ser aplaudida por Su Santidad es "irrepetible". Sus nervios los logró dominar con la fuerza que desplegó en el escenario: "Es muy difícil. He pasado un día muy malo dijo entre bromas. Ha sido el mejor regalo no profesionalmente sino personalmente hablando. Por eso estaba quizás tan nerviosa, porque hoy estaba presente no sólo la profesional sino la persona".

Orgullosa de ser católica La orquesta de Fráncfort, fundada en 1971, ha recibido entre otros reconocimientos el premio "Diapasón de oro", por las interpretaciones de las operas de Boris Blacher y "Choque Musique" por el CD Franz Schreker en Berlín. "El tiempo de preparación lo vivimos con mucha pasión porque era un concierto absolutamente especial. Era nuestro concierto, era 'el concierto', era el mejor regalo tanto para mí como para la orquesta que hemos tenido en nuestra vida", reconoció la directora. Así transcurrió este recital con piezas de Felix Mendelssohn, Wolfgang Amadeus el compositor favorito del Papa Amilcare Ponchielli y Manuel de Falla, este último como homenaje a la patria de la directora.

Después de recibir las felicitaciones de sus familiares, amigos y admiradores, Inma confesó que a ratos sentía que no era ella quien dirigía sino Dios quien le dio el don para hacerlo: "Tengo la fe muy clara. Me siento muy orgullosa de ser católica Para mí la fe es un camino de comportamiento, es un camino de ética y de amor en definitiva. ¿por qué hay que avergonzarse de serlo?", concluyó.


Gracias a www.h2onews.org por el vídeo

lunes, diciembre 08, 2008

Consagración a la Inmaculada



"OH Inmaculada, reina del cielo y de la tierra,
refugio de los pecadores y Madre nuestra amorosísima,
a quien Dios confió la economía de la misericordia.
Yo,pecador indigno, me postro ante ti,
suplicando que aceptes todo mi ser como cosa y
posesión tuya.

A ti, Oh Madre, ofrezco todas las dificultades
de mi alma y mi cuerpo, toda la vida, muerte y eternidad.
Dispón también, si lo deseas, de todo mi ser, sin ninguna reserva,
para cumplir lo que de ti ha sido dicho:
"Ella te aplastará la cabeza" (Gen 3:15), y también:
"Tú has derrotado todas las herejías en el mundo".
Haz que en tus manos purísimas y misericordiosas
me convierta en instrumento útil para introducir y aumentar tu gloria
en tantas almas tibias e indiferentes, y de este modo,
aumento en cuanto sea posible el bienaventurado
Reino del Sagrado Corazón de Jesús.
Donde tú entras oh Inmaculada, obtienes la gracia
de la conversión y la santificación, ya que toda gracia
que fluye del Corazón de Jesús para nosotros,
nos llega a través de tus manos".

Ayúdame a alabarte, OH Virgen Santa
y dame fuerza contra tus enemigos."

compuesta por S. Maximiliano Kolbe

viernes, diciembre 05, 2008

Todo pasa: una sola cosa te será contada, y es tu obra bien hecha



Un buen amigo me pasa esta fotografía hecha por él. merece la pena ampliarla.
Todo pasa: una sola cosa te será contada, y es tu obra bien hecha.
Noble es el que se exige, y hombre tan sólo, quien cada día renueva su entusiasmo, sabio al descubrir el orden del mundo: que incluye la ironía.
Padre es el responsable, y patricia misión de servicio, la política debe ser católica, que es decir universal; apostólica, es decir, escogida; romana, es decir, una.
Una también la cultura: Estado libre de solidaridad en el espacio y de continuidad en el tiempo.
Que todo lo que no es tradición es plagio.
Peca la naturaleza; son enfermizos ocio y soledad.
Que cada cual cultive lo que de angélico le agracia, en amistad y diálogo."

La he encontrado en esta entrada de flick: Galería de Zaqarbal donde hay más información sobre el monumento

lunes, diciembre 01, 2008

Entrevista al prelado del Opus Dei

¿Cómo nació el Opus Dei? ¿Ha cumplido su misión? ¿Cuál es la mayor dificultad que encuentra cómo Prelado? A estas y otras preguntas de un periodista de la RAI respondió recientemente Mons. Javier Echevarría. Vídeo en italiano, con subtítulos.

video

domingo, noviembre 30, 2008

17 años en prisión en las cárceles comunistas de Rumanía


17 años en prisión en las cárceles comunistas de Rumanía

¡Contigo, Cristo!

En 1948, el régimen comunista de Rumanía liquidó la Iglesia greco-católica -uno de los ritos orientales de la Iglesia católica- forzándola a unirse con la Iglesia ortodoxa. Los siete obispos y muchos sacerdotes y laicos que no quisieron renunciar a la unidad con Roma fueron arrestados. Tertulian Langa, de 26 años, abogado y teólogo, fue arrestado entonces y pasó 17 años en prisión. Éste es el relato de su sufrimiento en prisión y de su unión a Cristo, extraído del documental Hacia el sol, de Ayuda a la Iglesia Necesitada

Tenía estrechas relaciones con el Episcopado y tenía contactos regulares con los obispos. Fui requerido por la Securitate para obtener información sobre la Iglesia y su actitud hacia el régimen comunista. Me golpearon sin que me hicieran una sola pregunta. Como no conseguían nada, cogieron un saco de arena del tamaño de una botella de un litro y comenzaron a golpearme en la cabeza: «¡Habla!» 50, 80, 1.000 veces, sin que me hicieran ni una sola pregunta. Sólo ¡Habla! ¡Habla! Era la noche de Jueves Santo. Oí sonar las campanas en una iglesia cercana, y de repente recordé que Jesús también había sido golpeado, y empecé a repetir: ¡Jesús, Jesús! Gritaba a Jesús para sufrir juntos. Me miré las heridas e, inconsciente por los golpes, seguía diciéndome: Jesús está conmigo.

Empezaron a amenazarme con hacer daño a mi esposa. Sabían que sólo habíamos estado juntos durante tres meses después de nuestra boda, y que ella estaba embarazada. Decían: «La traeremos aquí y la golpearemos hasta que dé a luz ante tus ojos». No me rendí a sus amenazas, pero fue lo más difícil que he tenido que soportar en la vida.

Tras dos años de interrogatorios, me condenaron a 20 años de trabajos forzados. Me llevaron a una prisión, con celdas individuales, en completo aislamiento. Era una celda sin nada, sin cama, silla o mesa alguna, sólo barrotes y una ventana con rejas. Estábamos desnudos, el tiempo empeoraba, hacía viento y nevaba. De repente oí que alguien tocaba en la pared: «Nos han traído aquí para morir de frío. Recuerde esto: el que no camina, muere». Seguí su consejo y caminaba durante 23 horas al día. A las doce en punto, cuando el sol entraba en las celdas, nos parábamos y nos arrodillábamos, luego el sol se iba y nos helábamos de frío, y volvíamos a caminar. Así, durante cuatro meses. Quien se paraba, moría.

Yo no era sacerdote cuando me enviaron a prisión. Fue allí cuando fui consciente de mi vocación. Todos los días rezaba el Rosario con un grupo de compañeros. Durante todo ese tiempo en prisión, en que viví sin la Eucaristía, la oración fue mi único medio de comunión espiritual.

Me llevaron a otro sitio. Mi esposa y mi hija, que tenía seis años, vinieron a visitarme. Yo no la conocía porque había nacido estando yo en prisión. Ella me reconoció, aunque nunca me había visto, y exclamó: «¡Papá!» El oficial se conmovió y la levantó sobre la reja para que pudiera tocarla. La besé, y nunca olvidaré aquel sentimiento, un beso cortado por los alambres comunistas.

Se me concedió el derecho a recibir correo. Entre las medicinas que recibí había una botella. Un oficial la probó y después escupió lo que había bebido a tierra. Era vino, dulce y nada amargo, pero Dios hizo el milagro de hacerle parecer a ese oficial que era un líquido amargo para escupirlo. Pudimos celebrar la Eucaristía con este vino, a escondidas, gracias a uno de los sacerdotes presos. Vertíamos ocho gotas de este vino con una gota de agua en una botella de penicilina. Guardábamos el Pan sagrado, sin saber quién podía necesitarlo en los días siguientes, y lo escondíamos en nuestra celda. Un día, tras volver del trabajo, uno de los oficiales más crueles de la prisión me estaba esperando: «¿Qué es esto? ¿Pan consagrado?» Contesté que sí, y entonces lo tiró todo al suelo. Me arrodillé y comencé a chupar todos los lugares donde yacía la Santa Eucaristía. Recogí todo lo que se podía recoger y me levanté. Entonces aquella bestia me preguntó: «¿Crees realmente?» Me eché a llorar y dije: «Sí, señor comandante, creo». Él se conmovió y, saliendo de la celda, me dijo: «Reza entonces por mi mujer, porque está enferma, tiene cáncer».

Cuando estaba al borde de mi resistencia, a fin de tomar fuerzas, me decía: Contigo, Cristo. No fue un lugar infernal, fue el lugar de mi consagración, fue el lugar donde muchas personas encontraron la fe, donde expiaron sus pecados. Por tanto, el diablo, si había querido hacernos sufrir, en realidad sirvió al designio santificante de Dios. El diablo estaba allí, pero estaba sentado a un lado, mordiéndose las uñas, viendo cómo había servido para aumentar nuestro amor a Jesús.

miércoles, noviembre 26, 2008

Y el P. fortea nos da una sorpresa

Pablo J. Ginés Preparar para imprimir Enviar por correo

La repentina conversión del padre Fortea: "no hubo evolución, fue de golpe, en medio minuto"

Descrita en su libro "Memorias de un exorcista", compite, por inesperada, con las de Frossard o Gorítcheva


Lo decía André Frossard en libro Dios existe, yo me lo encontré: a muchas personas, incluyendo muchos cristianos, no les gustan las conversiones gratuitas, súbitas, por pura gracia, sin procesos previos. Dan la sensación de que Dios coge a una persona y le da la vuelta, la cambia. Dan la sensación de que Dios es libre y es Señor. A muchos, eso les asusta.

Es lógico que estas historias de conversión asusten a la gente que no es religiosa. Recuerdan que "podría pasarme a mí". Es más desconcertante que asuste a la gente religiosa. Algunos, quizá, tienen miedo de que Dios "se fije demasiado en mí" y "me cambie".

Otros, parecen temer el poder de Dios para tocar y cambiar a la gente con descarada libertad, e insisten en buscar las raíces psicológicas del cambio. Pero, a veces, no hay raíces. Simplemente, parece que Dios hace lo que quiere y como quiere.

José Antonio Fortea, cura de la diócesis de Alcalá de Henares famoso por sus libros sobre demonología y algunos casos de exorcismos que ha recogido la prensa, acaba de publicar su libro "Memorias de un exorcista" (Ed. Martínez Roca, 2008). En realidad, los temas demonológicos sólo ocupan una tercera parte del libro. El resto del volumen habla de su infancia, de su vocación, de la vida cotidiana de un cura en un pueblo, en el servicio militar, como capellán en un hospital, las relaciones con feligreses, compañeros, sus lecturas y aficiones...

El libro se lee bien, con agilidad, y resultará especialmente interesante para aquellos que hemos nacido entre 1965 y 1980, con un costumbrismo que recoge los dibujos animados, los tebeos, los libros de nuestra generación. Y también el ambiente eclesial. Pero, más impactante que los testimonios de exorcismos es el testimonio de conversión del joven Fortea, que vamos a transcribir íntegro por su absoluta gratuidad, para luego compararlo con tres casos "emblemáticos": el del escritor francés André Frossard, el de la autora soviética Tatiana Gorítcheva y el de la poetisa norteamericana Joy Davidman.

Fortea era un chaval de Barbastro, Huesca, de 15 años, que no iba a misa excepto en alguna ocasión familiar o escolar y no tenía ningún interés por Dios. El cambio llegó el 12 de octubre de 1983, cuando estudiaba segundo de BUP.

"Un día como otro cualquiera, entré en mi habitación y, de pronto, sentí que era un egoísta y una mala persona. Me entró un gran arrepentimiento y vi que la Iglesia era el camino por donde iría progresando hacia la virtud. Todo esto no duró más de medio minuto, no oí ninguna voz celestial, ni tuve ninguna visión, pero de pronto se había operado en mí una gran conversión: había comprendido que era un pecador y que el camino de la salvación era la Iglesia.

Así de sencillo, así de repentino. Ya me gustaría poder escribir treinta capítulos, como san Agustín, explicando mi marcha hacia la conversión. Pero en mi caso no hubo evolución, sino irrupción repentina de la gracia.

Es curioso, nada había preparado ni presagiado ese momento, no tenía ningún remordimiento, ninguna preocupación, nada. Fue una acción fulminante de la gracia. Vivía tan feliz en mi alejamiento de la religión y de pronto... De pronto, en medio minuto, me acababa de convertir en una persona religiosa. Era increíble. En los días precedentes, ni mi familia, ni mis amigos, ni mis profesores me había impulsado a ello. Nada, absolutamente nada. No había una causa razonable que provocara aquel cambio tan brusco, tan profundo.

Sin duda, cualquier psiquiatra me diría que eso se debía a mil causas latentes en mi subbconsciente. Pero no, yo, que me conozco bien, puedo asegurar que aquello fue la gracia, una gracia súbita, contundente, que me hizo pasar del blanco al negro en medio minuto, sin hablar con nadie, sin leer nada, sólo dándome cuenta de esas dos cosas, que yo era un pecador y que las enseñanzas de la Iglesia eran la verdad y constituían el camino para progresar en virtud. Fue un cambio sin dudas ni vacilaciones.

En aquel mismo momento me arrodillé al lado de mi cama y oré intensamente, sabiendo que alguien me escuchaba. Aquélla sí que fue una oración profunda. No duró más allá de dos minutos, pero en cuanto me levanté, tomé una hoja de papel y comencé a hacer examen de conciencia. Sin ningún tipo de resistencia por mi parte, entendí que debía confesarme.

Externamente seguí igual, pero internamente era ya otra persona. No comuniqué a nadie mi cambio, mi conversión. Al llegar el domingo, pensé que debía ir a misa. Pero se me hacía muy duro, porque cuando iba a misa era acompañado de mi familia o de todo el curso. Me resultaba muy violento ir solo. Pensaba que, al entrar, la gente me miraría y que comentarían en voz baja mi presencia allí. Barbastro no era Nueva York, todos nos conocíamos, y mis miedos no eran infundadas imaginaciones de mi mente.

Estuve luchando internamente media hora, en mi casa. Pero cada vez que me decía voy, me imaginaba a las señoras susurrando ah, mira, el hijo de Fortea, qué raro, si nunca viene.

Finalmente, a pesar de mis esfuerzos internos, me rendí; no podía ir, era superior a mis fuerzas. Diez minutos después, un amigo que en nueve años nunca me había invitado a ir a misa me llamó por teléfono y me preguntó: ¿Quieres ir a misa? Nadie me había propuesto jamás ir a misa, y ese domingo, ¡justamente ese!, recibía aquella llamada. Dios existía, dijeran lo que dijeran Marx, Freud o Sagan en su documental Cosmos.

Ese día fui, y ya no dejaría de ir cada domingo en lo que me quedaba de vida. Ese domingo me confesé y por fin comulgué a ciencia y conciencia. Dios había irrumpido en mi vida de un modo arrasador. No había precisado de tiempo, ni de preparación, ni de nada; entró cuando Él quiso, como Señor que entra cuando quiere, donde quiere.

No hace falta decir que mi presencia en aquella iglesia de San Francisco fue notada. Había más de trescientas personas, y las noticias no tardarían en llegar a mi madre. Y reza muy fervorosamente después de comulgar, le llegó a decir a mi madre una señora de la misma calle. Mi madre no se opuso y no me dijo nada, pero sí que me refirió ese comentario, sugiriéndome que no me significara tanto.

"Gramsci encontró la fe" antes de morir

'Il Corriere della Sera' publica esta clamorosa revelación hecha por el arzobispo Luigi De Magistris, aunque un historiador dice que en los textos no consta nada al respecto

,El fundador del Partido Comunista Italiano Antonio Gramsci, pidió los sacramentos cristianos justo antes de morir, según ha afirmado el arzobispo Luigi de Magistris. Sin embargo, el filósofo Beppe Vacca afirma que éste es un hecho no constatado en los libros, según ha publicado este martes Il Corriere della Sera. "Gramsci murió con los sacramentos. Y pidió a las monjas que lo atendían si podía besar una imagen del Niño Jesús" según ha afirmado De Magistris. "Este hecho es cierto -ha declarado en la Radio Vaticana- aunque en el mundo de la hoz y el martillo prefieran mantenerlo oculto".


Hasta ahora el acercamiento de Gramsci al catolicismo era sólo un rumor, pero el arzobispo De Magistris, que fue uno de los responsables del Tribunal Vaticano della Penitencia, ha aportado varios detalles y novedades, que han sido publicados en el periódico italiano Il Corriere della Sera.

"Mi paisano, Gramsci -ha confesado el monseñor, que está ya jubilado- tenía en su habitación la imagen de Santa Teresa del Niño Jesús. Las monjas de la clínica en la que estaba ingresado antes de morir le llevaron imagenes del Niño Jesús y Gramsci las besó".

"Gramsci -ha recalcado De Magistris- se ha muerto con los Sacramentos, y ha vuelto a la fe de la infancia".

La opinión de Beppe Vacca

El filósofo y presidente de la Fundación del Instituto Gramsci, Beppe Vacca, comenta la tesis de De Magistris y replica que "los documentos éditos e inéditos sobre las últimas horas y la muerte de Antonio Gramsci son muchos y en ninguno de ellos consta la tesis de su conversión"

"Existen algunas cartas de Tania a Sraffa que describen minuciosa y detalladamente la enfermedad y los últimos días del fundador del Partido Comunista Italiano, y en ellas no se habla de nada de esto. Tampoco se menciona el tema en ninguno de los documentos policiales, ni tampoco en una carta del hermano Carlo a Togliatti, en la que queda reflejada la voluntad de Gramsci de ser incinerado. Cosa que en un principio tuvo algún que otro obstáculo, precisamente porque no era creyente".

Vacca, de todos modos, ha expresado que no quiere que se inice ningún tipo de polémica con el monseñor: "No conozco a De Magistris. Pero sí recuerdo que no es la primera vez que oigo oir del tema. Hace unos 30 o 40 años después de la muerte de Gramsci también una monja anciana hizo referencia a la supuesta conversión del político. Lo respeto y no me parecería tan escandaloso".

martes, noviembre 25, 2008

El OLRC recuerda los méritos de Santa Maravillas ante la ignorancia de Pajín


La secretaria de Organización del PSOE lanzó otra de las frases lapidarias del laicismo: "más allá de los méritos discutibles de la Santa Maravillas, creo que a todos y a todas se nos ocurren candidatos con mas méritos para ponerle una placa".

REDACCIÓN.- Cierto es que habiendo recibido el premio del Cielo poco le importarán a la Madre Maravillas estos reconocimientos terrenos, que en cambio sí nos congratulan a los católicos -amplia mayoría en España- o, por lo menos, en absoluto nos molestan a quienes no practicamos el laicismo beligerante y respetamos y reconocemos los méritos de quien piensa -o vive una fe- diferente. Pero hay declaraciones que, por entrañar un ataque directo a la libertad religiosa, merecen respuesta.

Leyre Pajín dixit.jpg

Como indica el Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia (OLRC), "la polémica generada por la posibilidad de colocar una placa en homenaje a la Santa Madre Maravillas de Jesús, puede haber resultado beneficiosa en tanto en cuanto el debate generado, siempre es fruto de nuevas reflexiones y un diálogo constructivo". En este sentido, el Observatorio añade que "poner en el debate social la posibilidad de homenajear en un edificio público a alguien que ha sido un exponente en su campo, es siempre positivo, y hacer constar que los motivos que han llevado a la negación de dicho homenaje han sido exclusivamente religiosos es también necesario. La persona homenajeada era una monja, y por ello no ha recibido el apoyo de la Cámara Baja, quizá haya sido lo único destacable".

El OLRC recuerda que la iniciativa del homenaje partió de la misma Mesa del Congreso, en la cual es mayoría el propio PSOE, y que por tanto considera este debate "forzado y artificial" lo que "podía haberse evitado con un poco de madurez política".

Frente a la intolerancia e ignorancia

Caso aparte son las declaraciones de la Secretaria de Organización del PSOE, Leyre Pajín, que ha demostrado como denuncia el OLRC "su sectarismo, soberbia y profunda ignorancia", al pronunciar una frase lapidaria: "más allá de los méritos discutibles de la Santa Maravillas, creo que a todos y a todas se nos ocurren candidatos con mas méritos para ponerle una placa al lado de Clara Campoamor".

Por ello, el Observatorio se permite refrescar la mente de Leyre Pajín y relatar algunos de los méritos de la Madre Maravillas de Jesús. A saber:

  • Funda un carmelo en El Cerro de los Ángeles.
  • Funda un carmelo en Kottayam (India) Mancera de Abajo (Salamanca); en Duruelo (Ávila), en Las Batuecas, en Cabrera (Salamanca); en Arenas de San Pedro (Ávila); en San Calixto en Aravaca y en La Aldehuela (Madrid).
  • Sufrió una fuerte persecución en la época de la trágica Guerra Civil, llegando a ser testigo del asesinato de compañeras y amigas por odio a la libertad religiosa.
  • Realizó una enorme labor social como la construcción de viviendas prefabricadas.
  • Ayuda en la construcción de una barriada de doscientas viviendas cerca de su convento.
  • A sus expensas hace edificar también una Iglesia y un colegio para niños pobres.
  • En su familia hubo dos presidentes del Congreso y uno del Senado.
  • Fue beatificada en Roma por Juan Pablo II el 10 de Mayo de 1998.
  • Fue canonizada por el mismo Papa el 3 de Mayo de 2003 en Madrid.
  • La Santa Madre Maravillas nació en la casa situada en la que hoy es sede de la Cámara Baja, en 1891.

En palabras de Marcial Cuquerella, presidente del OLR "resulta un ejercicio patético por parte de la señora Pajín, persona de escasos méritos políticos y sociales, el querer borrar los actos de una persona por el mero hecho de haber sido monja", destaca además que "la Santa Madre Maravillas debe ser un ejemplo y un motivo de orgullo para la causa de la defensa de los derechos de la mujer, que la señora Pajín olvida, cegada por su tremendo odio a todo lo que parezca religioso".

"El camino del entendimiento y la convivencia ciudadana será difícil, mientras personas como la señora Pajín continúen por la línea de ofender deliberadamente la sensibilidad de tantas personas en España, que se consideran admiradoras de la figura de la Madre Maravillas, con el solo objetivo de tranquilizar a las bases del PSOE y seguir viviendo al nivel que acostumbra", concluye Cuquerella.

30 diáconos! laus Deo!

Monseñor Javier Echevarría ha conferido el diaconado a 30 fieles de la Prelatura del Opus Dei. "Somos conscientes -les ha dicho- de que Él es el único camino para colmar los corazones de alegría y para instaurar la concordia entre los pueblos".

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
"Regnare Christum volumus!, repitió tantas veces San Josemaría. Queremos que Cristo reine; y lo deseamos porque su Reino es eterno y universal"

lunes, noviembre 24, 2008

Beatifican en Japón a 5 sacerdotes y 183 laicos, entre ellos una familia entera




El cardenal Saraiva destaca el testimonio de los 188 mártires asesinados entre los años 1603 y 1639

Unas 30.000 personas han asistido, este lunes 24 de noviembre en el estadio Big N de Nagasaki, a la primera ceremonia de beatificación celebrada en Japón, concretamente de 188 mártires japoneses –5 sacerdotes y 183 laicos-, entre ellos una familia entera de Kyoto.

El prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el cardenal portugués José Saraiva Martins, ha presidido la Misa, en la que ha destacado el testimonio de estas 188 personas asesinadas a causa de su fe entre los años 1603 y 1639, víctimas de la represión llevada a cabo por el gobierno militar –‘shogunato’- de los Tokugawa, que prohibieron el cristianismo por considerarlo un elemento de influencia occidental y un peligro para el orden social y religioso nipón.


Cuatro jesuitas, un agustino, una monja y 183 laicos

Entre los nuevos beatos destacan una familia entera de Kyoto: el matrimonio formado por Juan Hashimoto Tahyoe y su mujer Thecla, martirizados junto a todos sus hijos el 6 de octubre de 1619.
Pietro Kassui Kibe, uno de los últimos sacerdotes jesuitas de la antigua misión de Japón y primer japonés que visitó Jerusalén, da nombre al grupo de nuevos beatos. Nació en 1587, cuando en Japón ya existían las persecuciones. En febrero de 1614 un edicto impuso la clausura de las iglesias católicas y la confinación de todos los sacerdotes en Nagasaki. Sucesivamente los sacerdotes y laicos que guiaban las comunidades fueron exiliados. Kibe fue ordenado sacerdote en Roma el 15 de noviembre de 1620 y pronunció votos como jesuita el 6 de junio de 1622. En Japón oficiaba en secreto, pero fue capturado en Sendai en 1939 junto a otros dos sacerdotes, fue torturado durante 10 días, se negó a abjurar y fue martirizado en Tokio.

Con él murió también Michele Kusurya, llamado “el buen samaritano de Nagasaki”, que subió la “colina de los mártires”, a las afueras de la ciudad, cantando salmos, y murió amarrado a un palo y quemado a fuego lento.

Otro mártir beatificado este lunes es Nicola Keian Fukunaga, que murió después de ser arrojado a un pozo de fango, donde hasta el último momento rezó a voz alta pidiendo perdón “por no haber llevado a Cristo a todos los japoneses, comenzando con el shogun”.

También ha sido beatificado
Julián Nakaura, uno de los principales evangelizadores durante los años en los que el cristianismo empezó a ser perseguido en Japón.

El catolicismo estuvo prohibido durante dos siglos y medio
Los católicos que sobre vivieron a la persecución tuvieron que esconderse hasta la llegada de los misioneros europeos del siglo XIX. Japón fue evangelizado por el santo español Francisco Javier entre 1549 y 1552, y a pocas décadas de su nacimiento la Iglesia pasaba por una dura persecución.
El catolicismo japonés sufrió dos siglos y medio de prohibición. Sus miembros transmitieron sus creencias en la clandestinidad y decenas de miles de ellos fueron perseguidos, torturados, encarcelados o exiliados.

Los católicos japoneses también fueron sometidos regularmente al ostracismo y la discriminación, así como a prácticas crueles como el llamado 'fumi-e', que les obligaba a pisotear las imágenes sagradas para abjurar.

Ante las persecuciones, sin sacerdotes que les administraran los sacramentos, los católicos japoneses se vieron obligados a la clandestinidad, que sólo abandonaron en 1865 con el regreso de los misioneros franceses.

Los cristianos representan un 1,5% de la población

Un siglo y medio más tarde, el cristianismo sigue siendo muy minoritario en Japón. El archipiélago es mayoritariamente sintoísta y budista y cuenta con menos de dos millones de cristianos que representan el 1,5% de la población. De esos cristianos, sólo 500.000 son católicos.
El cristianismo se arraigó en las clases populares, especialmente entre los campesinos y los pescadores. Sin embargo, los católicos no están exentos hoy de influencia, pues las buenas familias niponas siguen enviado a sus hijos a los colegios de los jesuitas. Como hecho excepcional, el actual primer ministro, Taro Aso, es católico.

Los nuevos beatos murieron por odio a la fe, según han destacado, tras más de 15 años de investigaciones, los obispos japoneses, que por primera vez han propuesto una causa de beatificación, inspirados por las palabras de Juan Pablo II que dijo que Japón era un país de mártires y que estos debían ser reconocidos durante una visita del Papa a Nagasaki hace 27 años.
Estos mártires se unen a los 42 santos y 205 beatos japoneses ya reconocidos por la Iglesia católica: los primeros mártires, guiados por San Pablo Miki y crucificados en Nagasaki en 1597, canonizados en 1862 por Pío IX, y otros 205 beatificados en 1867.

viernes, noviembre 21, 2008

La religiosa española mutilada en el Congo desea regresar



Presentación López Vivar, que perdió dos piernas por una bomba, animará a otras personas a viajar al Congo

Madrid. (EFE).- La hermana Presentación López Vivar, la religiosa española que el pasado 28 de octubre perdió las dos piernas cuando su misión en el Congo fue alcanzada por una bomba, ha afirmado hoy que si tuviera que volver, lo haría: "miedo no me da; si puedo ser útil, vuelvo".

"Es una gracia de Dios que se me ha concedido seguir viviendo, y aprovecharé para seguir ayudando de lejos y para animar a otros a ir y decirles que no deben tener miedo", ha dicho la religiosa en una conferencia de prensa para agradecer la atención y ayuda recibida.

López Vivar también ha expresado su deseo de que la comunidad internacional preste más atención al conflicto en la República Democrática del Congo porque hay decenas de miles de desplazados "y llega un mínimo de ayuda, pero para tantos no hay, no hay comida".

Enfermera diplomada, esta burgalesa de 64 años, trabajaba en el Congo desde hace 14 años, los últimos en el centro médico que el Instituto de Religiosas de San José de Gerona tiene en la localidad de Rutshuru, en la provincia de Kivu Norte, junto a la frontera con Ruanda.

La zona es el centro de los más graves enfrentamientos entre las tropas rebeldes del general Laurent Nkunda y las fuerzas militares del Gobierno de Joseph Kabila, en un conflicto que, según la religiosa "no está acabado, está sólo en una paz falsa", y que ha provocado más de 250.000 desplazados sólo en la región.

Es ahí donde las religiosas españolas mantienen un centro médico que "funciona casi como un hospital" y en el que llevan años atendiendo a los heridos de uno y otro bando, hasta el punto de que "todos los militares nos conocen por el nombre, nos aprecian y nos respetan", ha explicado López Vivar.

Es por eso por lo que considera que la bomba que destrozó la casa en la que vivían cinco religiosas -tres españolas y dos africanas- y le dejó sin piernas "fue un error", fruto de la "mala suerte" que supone que el edificio se encontrara "en mitad del campo de batalla ese día". "Gracias a Dios he sido yo sola la herida", ha afirmado López Vivar, para quien también "es una suerte" que le hayan cortado las piernas por debajo de la rodilla, lo que le permitirá utilizar prótesis y no estar "siempre recluida".

En la rueda de prensa también ha participado la hermana Urbana Sancho, superiora del centro destrozado, y quien recogió y acompañó a López Vivar primero al hospital de Médicos Sin Fronteras de Rutshuru, luego al de los Cascos Azules de la ONU en Goma, en helicóptero a Sudáfrica, a Pretoria, y en ambulancia a Johanesburgo, y finalmente en avión a Madrid.

Tras detallar el periplo, y preguntada por lo que piensa hacer ahora, Sancho responde sin dudar "ir al Congo; el mes que viene, si Dios quiere", con la intención de reunirse con las otras religiosas del centro -que se encuentran refugiadas en la vecina Ruanda- y con las que espera reabrir la casa, porque el centro médico sigue funcionando con personal local.

jueves, noviembre 20, 2008

Oración de Joe Wright

Oración leída por Joe Wright,

Pastor de la Central Christian Church de Wichita, Kansas

el 24 de enero de 1996 en la inauguración de las Sesiones del Senado de Kansas

(Se dice que varios senadores se retiraron indignados)


Padre Celestial,

Hoy venimos a pedirte perdón y buscar Tu protección y Tu guía.

Sabemos que Tu Palabra dice, "Maldito el que llama bueno a lo malo''.

Pero eso es exactamente lo que hemos hecho.

Hemos perdido nuestro equilibrio espiritual e invertido nuestros valores.

Confesamos que:

hemos ridiculizado la verdad absoluta de Tu Palabra y la llamamos pluralismo;

adoramos otros dioses y lo llamamos multiculturalismo;

permitimos la perversión y la llamamos una forma de vida alternativa;

explotamos a los pobres y lo llamamos lotería;

descuidamos a los necesitados y lo llamamos autopreservación;

recompensamos la holgazanería y lo llamamos bienestar;

matamos a los no nacidos y lo llamamos opción;

promovemos a los abortistas y lo llamamos justificable;

descuidamos disciplinar a nuestros hijos y lo llamamos formar la autoestima;

abusamos del poder y lo llamamos política preventiva;

codiciamos los bienes de nuestro vecino y lo llamamos ambición;

contaminamos el aire con blasfemia y pornografía y lo llamamos libertad de expresión;

nos burlamos de los valores consagrados de nuestros antepasados y lo llamamos ilustración.

Escudríñanos, Oh, Señor, y conoce nuestros corazones.

Pruébanos y mira nuestra maldad.

Límpianos de nuestro pecado y libéranos.

Guía y bendice a estos hombres y mujeres

que han sido enviados aquí por el pueblo de este Estado,

y que fueron instituídos por Tí para gobernar este gran Estado de Kansas.

Confiéreles sabiduría para gobernar

y que sus decisiones nos conduzcan a hacer Tu voluntad.

Te lo pedimos en el Nombre de Tu Hijo, el Salvador Vivo, Jesucristo.

martes, noviembre 18, 2008

COLOCA A DIOS EN LA NAVIDAD


¡COLOCA A DIOS EN LA NAVIDAD!

CAMPAÑA PROMOVIDA POR EL ARZOBISPO DE PAMPLONA,

DON FRANCISCO PEREZ GONZÁLEZ,

PARA RECUPERAR EL SENTIDO CRISTIANO DE LA NAVIDAD

¡APÓYALA EN TU PARROQUIA, FAMILIA, COLEGIOS...!

Tamaños: FAMILIAR (balcones, ventanas) 0,8 x 1m (11 euros)

PARROQUIAS, COLEGIOS, ETC........1,6m x 2 m (50 euros)

OBISPADOS, CAMPANARIOS, ETC.......3 x 3,8m (95 euros)

Material: tela en los familiares y lona especial para los otros formatos.

Información y encargos: Parroquia de San Juan Evangelista de Peralta (Navarra) 948750112 y 629443777

Postales cedidas al Sr Arzobispo de Pamplona por el Monasterio de las MM. Benedictinas de la Natividad de Madrid (España)

Por qué pedí la admisión en el Opus Dei como numeraria auxiliar


Yukiko Kojima nació en Kyoto (Japón). Estudió Magisterio. Por motivos profesionales, su familia se trasladó a Pamplona (España), donde conoció el Opus Dei y pidió la admisión como Numeraria Auxiliar. Actualmente vive y trabaja en Roma.


¿Desde cuándo es del Opus Dei? ¿cómo lo conoció?

Decidí entrar a formar parte del Opus Dei el 11 de octubre de 1996. Un año antes me había convertido al catolicismo. Lo conocí a través de mis hermanos, que estudiaron en el Colegio Irabia en Pamplona, obra de apostolado corporativo del Opus Dei. Allí consiguieron un vídeo sobre Centros de Enseñanza y Trabajo por si me interesaba. Me gustó porque coincidía con mi ideal de estudiar y trabajar a la vez y, en noviembre de 1995, fui al centro de estudio y trabajo de la administración del Colegio Mayor Goimendi, en la universidad de Navarra. Allí vi el espíritu de la Obra encarnado en las personas y descubrí la importancia de la administración en los centros del Opus Dei.

¿Qué fue lo que le atrajo del Opus Dei?

Lo que más me llamó la atención fue la posibilidad de vivir en serio la vida cristiana en medio del mundo, tratar con mucha intimidad a Dios a través de lo ordinario, de tu profesión y ayudar a mucha gente a descubrir y vivir esa intimidad con Dios.

¿Por qué pidió la admisión como numeraria auxiliar?

Lo descubrí como una llamada de Dios. Al principio, no percibía la importancia del trabajo del hogar, nunca se me pasó por la cabeza dedicarme profesionalmente a esa tarea. Pensaba que este trabajo era de menos categoría. Lo que quería era ser pintora como mis padres o dedicarme a alguna otra profesión de servicio a los demás como médico o profesora.

Lo que sí tenía claro es que la familia es lo más importante en la vida de una persona y ninguna otra ambición noble podría competir con este desafío. Por otro lado, entendí desde el principio, que Dios ha querido que el Opus Dei sea una familia y que transmita ese ambiente de familia a todo el mundo; y que una familia necesita de una casa, un hogar. Pensé que tenía cualidades para ser una numeraria auxiliar y dedicarme a la atención y al cuidado de los centros del Opus Dei.

En un momento, cuando consideraba la posibilidad de dedicarme a otras profesiones, que también son un servicio directo a las personas, como la medicina o la docencia, se me quedaron muy grabadas en el alma las palabras de Jesús: "Yo estoy en medio de vosotros como quien sirve". Y pensé que yo tal vez quería dedicarme a un servicio a mi gusto, algo que pudiera tener más relevancia que un trabajo de servicio escondido y vulgar a los ojos de muchos. Entonces me fié de Dios y de la Obra.

Siendo ya del Opus Dei, estudié Magisterio. Escogí una carrera de diplomatura que me aportara un conocimiento general, y que pudiera compaginar con programas de formación profesional específica y práctica. También he estudiado piano.

¿Cómo describiría el trabajo del hogar?

Lo más bonito de mi profesión es contribuir a crear un lugar de descanso para los demás. Se trata de que la gente se sienta a gusto en casa, que sea muy grata la convivencia, que se recuperen las fuerzas para volver a la calle, al trabajo, con una energía renovada. Con cariño y con espíritu de superación puedes dar muchas alegrías y hacer disfrutar con cosas sencillas. Es un trabajo que da vida a los demás sin que se note mucho. Es como el agua o el aire: normalmente no agradecemos que existan, pero el día que nos falte el agua o el aire…

A veces se considera de poca categoría por el hecho de que es un trabajo que parece efímero y rutinario. Se piensa: limpias y se vuelve a ensuciar; preparas la comida y en 30 minutos se acaba lo que haces con tanto esfuerzo. Un libro que escribes queda materialmente en un volumen, un cuadro puede estar en un museo o decorando un espacio, y en la boca de generaciones de hombres. Pero es una monotonía aparentemente repetitiva, que también se da -de alguna manera- en todos los trabajos. El prestigio lo das tú con tu modo de hacer, de trabajar. Se puede y se debe procurar un servicio excelente.

¿Le parece un trabajo con futuro?

Es un trabajo imprescindible. Depende de la conciencia que se tenga de lo que es cada persona, de su dignidad, del valor y la importancia que cada uno dé a su propia familia. Una mujer da prioridad a la atención de su hogar en la medida en que está enamorada de su marido y quiere a sus hijos, y está convencida de que su familia es lo mejor del mundo y dedicarse principalmente a su casa lo más importante.

Me daría pena pensar que para incentivar este trabajo en la propia familia fuera necesaria una remuneración económica, pero pienso que esta profesión debe estar muy bien remunerada y tener un adecuado reconocimiento social porque contribuye a algo que es esencial en la sociedad: hacer familia. Hay servicios de manutención de la casa, arreglos, instalación, etc. que la gente paga bien porque los necesita y lo mismo debería ocurrir con el trabajo de la casa porque es necesario para la salud y el desarrollo de la personalidad en el hogar.

Habría que facilitar en distintos niveles –con el apoyo de organismos internacionales, de gobiernos nacionales, etc.- que sea una opción profesional real y no una carga para la economía familiar. Pero todavía debería haber en el mundo –y los hay- trabajos que se hacen por amor y no tanto por lo que se gana.

En realidad, la satisfacción personal de quien lo realiza libremente y por amor no tiene precio.

¿Ha estado en su país recientemente? ¿Cómo se considera en Japón el trabajo del hogar?

La última vez hace un año. Históricamente los japoneses han valorado mucho la familia y eso se ha plasmado en unas ricas tradiciones culinarias y otros detalles, como los arreglos florales que hacen muy agradable la vida en casa y que se han transmitido de padres a hijos. Ahora, como en otras partes del mundo, se ha generalizado mucho la comida rápida. La gente va de prisa y un poco más a lo inmediato.

Me gustaría que se redescubriera el valor de cuidar de la familia -sería estupendo y muy necesario para la gente de hoy- y que eso se tradujera en dedicar más tiempo; en concreto, a la preparación de esas comidas, que además de ser nutritivas forman parte del patrimonio cultural de mi país, y contribuyen a unir más a los componentes de la familia y los amigos.

¿Cómo influyen las enseñanzas de san Josemaría en su trabajo?

De San Josemaría aprendí a conocer y tratar a Jesucristo y el valor santificador de la vida ordinaria. Es para mí un gran ejemplo de espíritu de servicio.

martes, octubre 28, 2008

Breve semblanza de Alexia González Barros


"Camino", de Javier Fesser, y la verdadera historia de Alexia


Breve biografía

Alexia González-Barros y González nace en Madrid el 7 de marzo de 1971. Era la menor de siete hermanos. Desde los cuatro años estudia en el Colegio "Jesús Maestro" de Madrid, que tiene la Compañía de Santa Teresa de Jesús en Madrid.
En febrero de 1985, poco antes de cumplir catorce años, se le diagnostica un tumor canceroso en las cervicales que, en poco tiempo, la deja paralítica. Durante diez meses sufre cuatro operaciones y duros tratamientos para intentar detener el proceso de la enfermedad pero finalmente fallece en la Clínica Universitaria de Navarra el 5 de diciembre de 1985.
A lo largo de la enfermedad, Alexia manifestó una madurez humana y una vida cristiana muy profunda que le llevó a aceptar con serenidad el dolor, la inmovilidad y la muerte.
A raíz de la publicación de una breve biografía escrita por una religiosa de su colegio, Mª Victoria Molins, la vida y la ejemplaridad de Alexia comienzan a difundirse y un religioso claretiano, el padre Apodaca, anima a los padres de Alexia a dirigirse al arzobispado de Madrid para poner en conocimiento tanto la fama de santidad que estaba adquiriendo su hija, como la existencia de favores atribuidos a su intercesión.
El 14 de abril de 1993, ocho años después de su muerte, se inicia en Madrid la Causa de canonización. El 8 de mayo de 2000, el padre de Alexia entregó en Roma el resultado de la investigación: 11 tomos con más de 4.600 páginas.
En estos años, la devoción a Alexia se ha extendido en todo el mundo, se han editado 9 biografías, traducidas a 11 idiomas y se han recibido más de 100.000 cartas agradeciendo diversos favores.


Acerca de la película "Camino", de Javier Fesser


La base real de la película: ¿Camino es Alexia?

En la rueda de prensa de presentación de la película, Javier Fesser afirmó que su película era una ficción donde no había nada inventado.
Como el propio director manifestó al diario El País el 31 de julio de 2008, tras leer la biografía de Alexia decidió que "allí había una película".
Un 80% de la historia que cuenta Camino está extraída de tres biografías publicadas en castellano (Alexia, experiencia de amor y dolor vivida por una adolescente, de Mª Victoria Molins, Alexia: alegría y heroísmo en la enfermedad, de Miguel Angel Monge, Un regalo del cielo, de Pedro Antonio Urbina). En ese sentido, en la película hay escenas literalmente copiadas y diálogos trasladados, pero incluidos en contextos y significados diferentes.. Además, al final de la película, hay una mención explícita a la memoria de Alexia González-Barros.
Sobre esta base real, hay numerosas invenciones que deforman la realidad de la historia y le dan un carácter caricaturesco e insultante para la familia de Alexia González-Barros, que vivió en su momento una experiencia muy dolorosa ante la enfermedad y muerte de una hija, o una hermana, adolescente.

Ciertamente, el mayor problema de la película es su significado global, y no se limita a detalles concretos. Sin embargo, respondiendo a preguntas que se repiten acerca de cuestiones puntuales, se incluyen a continuación algunas aclaraciones:


1. El padre de Alexia: Francisco González-Barros

En la película el padre de Camino-Alexia es un hombre pusilánime, sin firmeza en su fe que muere en un trágico accidente antes que su hija.

La realidad:
El padre de Alexia era un hombre de sólidas convicciones cristianas, que acompañó a su hija en su lecho de muerte, más tarde se hizo supernumerario del Opus Dei, y falleció veinte años después que su hija.

"Tanto mi esposa como yo teníamos una meta muy clara: lograr un hogar luminoso y alegre, recogiendo una frase del Fundador del Opus Dei, donde nuestros futuros hijos pudieran crecer felices para un fin muy determinado: alcanzar el cielo, entendiendo como felicidad vivir la paz y la alegría de un hogar cristiano a pesar de las dificultades, preocupaciones y problemas que la propia vida conlleva". (Testimonio de Francisco González-Barros, recogido en www.alexiagb.org)


2. La vida cristiana de Alexia

En la película se presenta a Camino-Alexia como una niña manipulada por su madre, especialmente en el terreno religioso y, al final, sin fe.

La realidad:
"Por sus actitudes, comprendía que Alexia estaba muy cerca de Dios, que hablaba al Señor como a un amigo: con confianza. Ella lo ofreció todo, absolutamente todo, sabía que el tesoro que tenía en las manos, tenía que administrarlo bien, con mucho amor, con renuncia total.
¡Cuántas veces habrá repetido ante el sagrario la frase que el Señor suscitó en su alma cuando era muy pequeña: "Jesús que yo haga siempre lo que Tú quieras"!
Nunca se rebeló y mantuvo su alegría y su paz cada día. Fue ella y no la familia quien hizo que todas aquellas cosas tan difíciles se transformasen en normales. Fue ella quien "tiró" de nosotros y nos llevó a su paso, en tanto que ella andaba al paso de Dios". (Testimonio de Francisco González-Barros, recogido en www.alexiagb.org).

La misma Alexia, pocos días antes de morir, contaba de este modo su experiencia a sus compañeras de colegio:

"Todos los días el capellán me traía la Comunión que tanto me conforta.
(…) aunque no lo creáis, Dios da las fuerzas necesarias y todavía te dan ganas de reír un poquito.
(…) Os vuelvo a repetir que noto lo mucho que rezáis por mí y que me tenéis presente. Decidles a las niñas nuevas que, aunque no las conozco, también las tengo presentes y que tengo muchas ganas de conocerlas. (Carta de Alexia a sus compañeras de colegio antes de morir, recogida en www.alexiagb.org)


3. La madre de Alexia: Ramona (Moncha) González

En la película aparece como una fanática religiosa, manipuladora, sin otros intereses, fácil de convencer con planteamientos pueriles, y obsesionada por controlar a sus hijas.

La realidad:
Era una mujer culta, sumamente amable y educada, cariñosa, decidida a que sus hijos conociesen mundo, aprendiesen idiomas y tomasen decisiones por sí mismos después de estar bien informados. El sentido religioso, la fe, y la aceptación serena de los acontecimientos, formaban parte de los valores que vivía con naturalidad en su ambiente familiar.

"Tanto a mi esposa como a mí, nos importaba mucho su formación humana e intelectual, para que sin uniformidad y según el carácter de cada uno, pudieran ejercer la libertad personal y ejercitarla con plena responsabilidad.
Ni con Alexia ni con sus hermanos los padres hemos tomado determinación alguna que pudiera afectarles sin que les fuese previamente razonada, con ello tratábamos de que fueran adquiriendo criterio. Así Alexia lo adquirió con cierta rapidez y sabía ponerlo de manifiesto cuando llegaba el momento de tomar alguna decisión sobre cualquier tema familiar". (Testimonio de Francisco González-Barros, recogido en www.alexiagb.org)


4. El "novio" de Alexia

En la película, a Camino-Alexia le gusta un niño que se llama Jesús. Su madre no lo sabe porque ella lo guarda como un secreto. El poner ese nombre al personaje de ficción provoca una buscada confusión entre ese adolescente y la figura de Jesús, Jesucristo, hijo de Dios, a quien la niña se refería en sus conversaciones y oraciones.

La realidad:
A Alexia le gustó un niño que se llamaba Alfonso y que conoció en verano de 1984 en Vall-Llobrega. Fue un amor platónico, de adolescencia, porque nunca llegaron a hablar. Ella se lo contó a su madre que, en este tema, como en tantos otros, era su confidente y cómplice. En una ocasión, su madre le regaló una pegatina que ponía "I love Alfonso". Al dársela, Alexia comentó sonrojándose: " ¡Qué cosas tienes, mamá!".


5. La hermana numeraria

En la película, Camino-Alexia tiene una hermana numeraria que se hizo del Opus Dei por un desengaño amoroso propiciado maliciosamente por su madre, que intercepta su correspondencia. Vive en un centro del Opus Dei en Pamplona.

La realidad:
La hermana de Alexia, Mª José, era considerada por sus compañeras de colegio como una persona muy inteligente, independiente, algo rebelde en su pensamiento, con fuerte personalidad. Pidió la admisión como numeraria a los 22 años y, al enfermar su hermana, vivía en Madrid (donde sigue residiendo). En aquel momento daba sus primeros pasos en el mundo laboral después de terminar dos licenciaturas -Farmacia y Antropología americana- que estudió en la Universidad Complutense.


6. La devoción al ángel custodio

En la película, Camino-Alexia tiene horror a los ángeles de los que le habla su madre porque tiene pesadillas con un espantoso ángel siniestro que la acosa.

La realidad:
Alexia tuvo desde pequeña mucha devoción al ángel custodio al que "bautizó" con el nombre de Hugo y al que acudía con fe. La anécdota de la infancia conocida por su familia y amigos fue así:

"-Un día, poco antes de hacer su Primera Comunión le dijo a su madre:
- Yo quiero que mi ángel custodio tenga un nombre. Eso de llamarle "custodio" como todo el mundo, no me gusta.
- Me parece bien. Y ¿cómo quieres llamarle?
- Hugo-, respondió sin titubear.
- ¿Hugo? -se extrañó su madre- es un nombre muy poco corriente. ¿Por qué Hugo?
- Porque es un nombre perfecto para un custodio"
(Mª Victoria Molins, Alexia: experiencia de amor y dolor vivida por una adolescente).


7. El traslado a la Clínica Universitaria de Navarra

En la película, un sacerdote del Opus Dei convence a su padre, en medio de un forcejeo, de que lleve a su hija a la Clínica de la Universidad de Navarra.

La realidad: Fue el propio padre de Alexia el que, preocupado por la evolución de la enfermedad, viajó a Pamplona para contrastar el tratamiento y convenció a su familia, después de que un médico de la clínica Puerta de Hierro le dijera: "Si fuera mi hija, la llevaría a Navarra".


8. La muerte de Alexia

En la película, cuando muere Camino-Alexia, los médicos, enfermeras, sacerdotes y amigos presentes empiezan a aplaudir. En la rueda de prensa de la presentación de la película en San Sebastián, respondiendo a un periodista que le preguntó si había sido exactamente así, Javier Fesser afirmó que sí.

La realidad:
El propio hermano de Alexia lo aclara tras conocer esa afirmación: "Mi hermana Alexia no murió rodeada de aplausos. Murió rodeada de cariño. Cariño de sus seres queridos: padres y hermanos y con el silencio respetuoso de las enfermeras, doctores y enfermos que motu propio se acercaron a la habitación de Alexia. Murió mientras intentábamos tragar nuestras lágrimas, porque -no lo olvides- para nosotros era un verdadero drama el pensar en tener que soportar su pérdida. (Carta abierta a Javier Fesser de Alfredo González Barros, recogida en www.alexiagb.org)

9. El proceso de canonización

En la película -mientras la niña está muy enferma, hospitalizada-, un sacerdote del Opus Dei convence a la madre de que sería conveniente que "ayudara" al proceso de canonización de su hija, que sería así la primera santa de la Obra. Sugiere que se provoque una devoción que parezca espontánea.

La realidad:
Durante la enfermedad, muchas personas del entorno de Alexia admiraban la entereza, la fortaleza, la madurez y hasta la alegría serena con la que sobrellevaba una situación tan inesperada como dolorosa. Su ejemplo de fe y esperanza ayudó a no pocos. Y, tras su muerte, los primeros escritos que narraban el proceso vivido empezaron a difundirse con una rapidez y extensión inusitadas.

"En muy poco tiempo, a partir de su fallecimiento, su fama de santidad se extendió de manera espontánea y generalizada, y es mucha la gente que se siente removida por su ejemplo.
Desde lugares tan diferentes y lejanos, como pueden ser Canadá o Filipinas, de todas partes del mundo, fueron llegando testimonios de almas que se han acercado a Dios.
Obviamente, nosotros, su familia, jamás hubiéramos pensado en nada parecido, aunque sentíamos que Alexia estaba muy cerca de Dios.
Sin embargo, un religioso claretiano nos hizo ver la obligación moral que temamos, como padres, de llevar a cabo la tarea de someter el ejemplo de la vida de Alexia al juicio oportuno de la autoridad eclesiástica. Testimonio de Francisco González-Barros, recogido en www.alexiagb.org

Por otra parte, Alexia nunca perteneció al Opus Dei.

----------------------------------


Espero que estas notas ayuden a aclarar los puntos concretos confusos sobre los que se han interesado algunos compañeros. Un saludo,

Ninfa Watt

Periodista y filóloga, profesora de Ética y deontología profesional en la Facultad de Comunicación de la Universidad Pontificia de Salamanca

Teresiana, ex alumna del colegio en el que estudiaron las hermanas González-Barros y amiga de la familia.

Ex directora de las revistas Vida Nueva y Pantalla 90, crítica de cine y colaboradora en El espejo de la cultura (COPE), y miembro de SIGNIS.